La capacitación cultural es más que etiqueta y protocolo

En un mundo donde la contribución intelectual de los empleados es crítica, la capacitación constituye una parte integral de nuestras actividades diarias. Líderes empresariales con Inteligencia Cultural, como Dale A. Welcome, Gerente Global de Movilidad de los Recursos Humanos de Intel, ven al mundo como un lugar para encontrar recursos (Humanos y de cualquier índole) y para ubicarse y maximizar los mercados. Por lo tanto, mientras más capaz seas de identificar y apreciar diferencias culturales, mejor podrás manejar comportamientos culturales diversos.

La fuerte cultura corporativa de Intel es reforzada por prácticas y políticas consistentes de Recursos Humanos, que les ofrece a los gerentes el lujo de contar con un marco corporativo que les permite enfrentar las diferencias culturales en el trabajo diario. Dale dice, “Esto se refuerza en cada turno. Contamos con clases educativas que enseñan y apoyan nuestros valores corporativos mientras enseñamos el respeto por la cultura local”.

Más compañías multinacionales están comenzando a tomarse el entrenamiento cultural seriamente. Las fusiones internacionales son cada vez más frecuentes. Nuestros negocios ya dejaron de tener alcance local, ni siquiera nacional. Gracias a la globalización, internet y otros avances tecnológicos, formamos parte de un nuevo mercado global.

Por años, la capacitación intercultural simplemente significaba proveer un resumen del país con una lista de las cosas para hacer y no hacer cuando se emprendía un negocio en el exterior. En los años recientes, ha evolucionado hasta desarrollar una “empatía cultural realista”, dice Gary Weaver del Instituto de Gestión Intercultural de la Universidad Americana. Una simple lista de etiqueta y protocolo no era suficiente para ejecutivos tratando de manejar complejos proyectos globales o cortejar clientes internacionales. El protocolo es importante, pero comprender por qué es importante y aprender cómo adaptar el propio estilo personal al propio de la comunidad donde se encuentra, es lo que realmente cuenta. Esto eventualmente creará mejores relaciones de negocios y aumentará sus posibilidades de éxito global.

Dale comprendió que instituir ciertos puntos de la cultura corporativa de Intel iba a representar un desafío en países de estructura jerárquica e interés grupal. Especialmente la implementación de algunos conceptos como el de “Confrontación constructiva” en Vietnam, una cultura donde mantener la armonía y evitar conflictos son valores esenciales de la sociedad. Por esta razón, gerentes globales efectivos necesitan más que sólo una cultura corporativa cohesiva. Necesitan apreciar cómo las tareas empresariales diarias difieren entre culturas. No es fácil, pero por suerte la cultura puede aprenderse.

495

También te puede interesar

1 comment on “La capacitación cultural es más que etiqueta y protocolo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *