Los estadounidenses culpan a los bancos, los franceses al gobierno y los indonesios a Dios

¿Es nuestra cultura la responsable de nuestras reacciones ante una crisis económica?

Un reciente artículo de Nicole Barile de DFA Soluciones Interculturales Globales explora la relación entre la respuesta de la gente a la crisis económica y sus orientaciones culturales. El estudio demuestra claramente la conexión existente entre nuestras decisiones y comportamientos y nuestras culturas, aún cuando se trata del gran colapso económico del 2009.

Partiendo de la base que la cultura es un determinante fundamental del comportamiento humano, las respuestas individuales hacia varios aspectos de la crisis, como “a quién culpar”, “cuál es la mejor manera para salir del desastre” y “qué hará para sobrevivir a la crisis” fueron inextricablemente predecibles basándose en la cultura de los encuestados.

Por ejemplo, una irrefutable mayoría de los participantes de Estados Unidos afirmaron que iban a confiar en sus habilidades individuales e ingenio para sobrevivir a la crisis, mientras que la mayoría de los europeos indicaron que sentían que era responsabilidad del Gobierno la de ofrecer soluciones.

Cuando se ofreció la opción elegir posibles políticas de intervención para solucionar los problemas, la mayoría de las culturas asiáticas seleccionaron la solución en la que cada uno debería sacrificar un poco de manera que todos pudieran sobrevivir, mientras que la mayoría de los estadounidenses seleccionaron la opción que los individuos deberían sacrificar en forma de mayores impuestos sólo siempre y cuando ganaran más.

Un aspecto clave del estudio, es que se revela la necesidad de las naciones de considerar los requerimientos culturales de su gente a la hora de crear políticas económicas y sociales para paliar la crisis. Cómo muestra el estudio, sólo las políticas que se encuentran sincronizadas con la orientación cultural del país funcionarán.

¿A quién culpamos los argentinos ante una crisis?

185

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *