Optimizando la diversidad grupal – Parte 3/4

La misma diversidad que hace a un equipo global desafiante, también lo hace potencialmente más creativo y efectivo. Luego de haber desarrollado una sustentable plataforma de trabajo que nivele las expectativas de los integrantes del equipo, necesitamos aprender a aprovechar la diversidad cultural del mismo. La segunda etapa del proceso de creación de equipos globales efectivos consiste en crear las sinergias internas necesarias para potencializar los esfuerzos derivados de un equipo culturalmente diverso. (Leer Parte 1/4)

La primera reunión cara a cara del equipo ocurrió en Los Angeles. Por lo general, Mobil procura reunir a los miembros de un equipo en un mismo lugar al comienzo de los nuevos esfuerzos, de manera que puedan comenzar a construir relaciones entre sí y comprender claramente la misión empresarial del equipo.

Esta reunión inicial también es la ocasión en la cual los miembros del equipo comienzan a entender sus roles, confirman sus compromisos y deciden las reglas por la cual el equipo operará. Este equipo en particular consistía de gerentes de marketing y de línea, especialistas técnicos y de tecnología y expertos de venta. También había presente personas de Texas Instruments creando un equipo virtual global a lo largo de ambas compañías.

Mobil les ofreció a los miembros del equipo el tiempo suficiente (5 días) para que se familiarizaran con el producto, de manera de entenderlo rigurosamente y comenzar a aportar ideas de comercialización en sus respectivas regiones. Es este espacio de convivencia presencial cuando el líder del equipo solidifica al grupo y lo guía hacia un trabajo más colaborativo. Nuevamente, existen varios puntos que deben ser establecidos durante esta etapa: objetivos específicos del equipo, cómo lograrlos, quién será responsable por qué y cuándo, y el cronograma general del proyecto.

El entrenamiento cultural es un prerrequisito básico de estas reuniones. La diversidad cultural afecta la manera que trabaja con sus colegas, conduce llamadas por conferencia, establece deadlines, realiza presentaciones, etc. Mientras que el potencial es enorme, también lo es el riesgo. Una adecuada formación intercultural permitirá comprender cómo la cultura afecta el desempeño de los miembros del equipo, permitirá reconocer su contribución y construir sobre sus fortalezas. Asimismo, ayudará evitar confusiones innecesarias, lo cual perjudica seriamente el rendimiento de muchos equipos. Las malas interpretaciones crean desconfianza y los problemas de comunicación entre los miembros incrementan los estereotipos. Esto dificulta llegar a consensos y tomar decisiones comprometiendo seriamente la efectividad del equipo.

¿Trabaja en el algún equipo integrado por personas de diferentes culturas? ¿Ha tenido la posibilidad de interactuar cara a cara en algún momento del proceso de creación del mismo?

195

También te puede interesar

2 comments on “Optimizando la diversidad grupal – Parte 3/4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *