Cómo insultar al presidente de los EEUU

Un periodista enojado en Irak le arrojó sus zapatos al presidente de los Estados Unidos, George Bush, utilizando un símbolo de insulto considerado extremo en el oriente medio. Sin embargo, Bush se sobrepuso al incidente sugiriendo que “todos quieren algo de notoriedad”.

El insulto es un fenómeno cultural, generalmente comprendido en su propio contexto y con frecuencia desconcertante para los extranjeros. Otro ejemplo de insulto sería si un empresario japonés que recibe la tarjeta de presentación de un colega la guardara en su bolsillo. Este tipo de comunicación no verbal es un insulto extremo en Japón, donde las tarjetas de presentación llevan un gran simbolismo personal que no siempre es fácilmente comprensible para los no japoneses.

Por lo tanto, si el objetivo de Muntazer al Zaidi era causar un grave insulto, necesitaba estudiar la cultura de a quién iba a insultar. En el caso de Georg Bush, decirle algo como “¿Texas? Un pequeño lugar insignificante” podría haber sido más insultante que tirarle los zapatos, hecho del que aparentemente no apreció el significado completo de repudio total y desprecio.

Los gestos también pueden ser interpretados de muchas maneras. El lenguaje corporal que es inocente en una cultura, puede acarrear significados profundos y oscuros en otras. En las Filipinas, conocido por su gente elegante y amable, llamar a las personas con los dedos y la palma hacia arriba, puede implicar una reacción violenta por insinuar que la persona así llamada no es más que un perro. Algo similar le sucede al siguiente viajero estadounidense por América del Sur en la siguiente video de HSBC: http://www.youtube.com/watch?v=I4SwLKvQA_4

Un americano que desee insultar a un visitante de la mayoría de las ciudades asiáticas puede estar muy frustrado. Imagínese la siguiente escena: mientras un visitante camina, un americano en voz alta se aclara la garganta y escupe en el suelo muy cerca de los talones. El asiático puede ignorar totalmente que algún tipo de comunicación ha ocurrido, y sólo haber escuchado un sonido simple y familiar.

No insultar a alguien puede requerir un arduo trabajo y sensibilidad emocional. En Nepal, se espera que los externos coman toda la comida ofrecida por los anfitriones. Los anfitriones muestran su respeto llenando el plato con más de lo que cualquiera pudiera querer, y los invitados muestran su respeto comiendo todo, sin importar las alergias, problemas estomacales u otras invitaciones para más comidas en el mismo día. El insulto se alcanza fácilmente, sólo empuje el plato hacia el centro de la mesa y todos estarán disgustados.

La mayoría de las veces, los viajeros internacionales no desean causar ningún tipo de insulto con sus gestos o sus palabras, pero en este mundo multicultural, los tropiezos abundan. Tomarse el tiempo de estudiar a la cultura con la cual se desea desarrollar negocios internacionales, puede retribuir con creces. Aprender las reglas más simples de protocolo y de comunicación no verbal puede lograr que todos se sientan más cómodos.

130

También te puede interesar

1 comment on “Cómo insultar al presidente de los EEUU

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *