5 mitos sobre la formación intercultural

Esta es una recopilación de los comentarios más típicos sobre el aprendizaje de una nueva cultura. Estas afirmaciones suelen considerarse “sabiduría convencional” y hasta suenan conciliatorias y con sentido. Si analizamos un poco más profundo podemos exponer a estos mitos por lo que realmente son:

Mito 1: Deberíamos comenzar aprendiendo las cosas para hacer y no hacer en otras culturas, de manera de no ofender cuando comencemos a trabajar juntos. Reducir los acentos también ayudaría con las barreras del idioma.

Deberíamos comenzar aprendiendo sobre nuestra propia cultura, como un marco de referencia para comparar y comprender a otros. El listado de cosas para “hacer y no hacer” y la neutralización de los acentos son enfoques superficiales a relaciones complejas y no permiten un verdadero entendimiento ni incorporar cambios de comportamiento y/o habilidades.

Mito 2: Lo que necesitamos hacer es desarrollar más conciencia y tolerancia.

Lo que se necesita es ir más allá de los fundamentos de la consciencia, tolerancia y “sensibilidad”. Se necesita ir hacia habilidades de negocio sostenibles y replicables, y competencias que se ajusten a situaciones de trabajo reales y concretas.

Mito 3: Uno podría vivir en cualquier país del mundo si fuese honesto y bien intencionado.

Esta es una afirmación simpática aunque irrealista. Aún en un país con sólo gente linda (si existiera tal lugar), la afirmación no sería cierta. Muchas historias muestran cómo, a pesar de las  mejores intenciones, las personas pueden insultar a otras personas a través de malos entendidos entre culturas. Aún en el trabajo, negociaciones pacifistas, en amistad, o en la guerra, los mensajes son enviados a través de barreras culturales que sólo pueden ser correctamente interpretados si el receptor aprecia el contexto cultural desde donde estos mensajes fueron enviados. Sin entendimiento cultural, el comercio sufrirá, las relaciones personales sufrirán y las guerras aumentarán.

Mito 4: Es discriminatorio y contra-productivo enfocarse en las diferencias culturales.

Las diferencias culturales existen, son importantes y necesitan ser apropiadamente comprendidas a lo largo de la creciente cantidad de equipos globales y negocios internacionales. Las similitudes también existen, por supuesto, y encontrar una base común es sin duda importante. Pero las diferencias culturales también deben ser abordadas (en lugar de ignoradas), de manera que los recursos sean totalmente aprovechados y las personas completamente incluidas, involucradas y valoradas por sus contribuciones.

Mito 5: Algunas culturas simplemente son más fáciles de comprender que otras.

Una cultura puede aparentar ser más fácil de entender porque es más similar a la nuestra, pero todas las culturas son, por definición, complejas y dinámicas. Simplificar excesivamente cualquier cultura es malinterpretarla de maneras contraproducentes.

¿Qué piensas de los mitos presentados? ¿Cuál es tu opinión respecto a la formación intercultural?

548

También te puede interesar

1 comment on “5 mitos sobre la formación intercultural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *