BRICS: Un nuevo guión para los negocios internacionales – Parte 1/2

La caída del muro de Berlín dio lugar a la creación de un sistema unipolar, un sistema donde existía una sola potencia económica con hegemonía en el ámbito político, militar y hasta cultural: Los Estados Unidos.

Sin embargo, hoy en día las economías emergentes más representativas del globo, parecen tener la capacidad y el objetivo de luchar contra dicha hegemonía. Lo que comenzó siendo una mera denominación de países de rápido crecimiento, los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) se consolidan hoy  a nivel internacional como un grupo de países comprometido con unos mismos objetivos y una misma visión: “Crear un mundo institucional multipolar, sin hegemonías” afirmó la presidente Dilma Rousseff en la pasada cumbre de países BRICS realizada en China bajo el lema “Mirando hacia el futuro, compartiendo la prosperidad”. No obstante, es importante aclarar que los BRICS están comprometidos con la cooperación internacional y no con la confrontación con los países desarrollados.

Los BRICS han adquirido vitalidad y presencia como resultado de la crisis financiera del 2008. En conjunto cuentan con un Producto Interno Bruto (PIB)  que representa un 18% del total a nivel mundial. Asimismo, contribuyeron con más del 60%  al crecimiento económico global en 2010. El comercio entre los Estados miembros del grupo aumentó en un promedio anual del 28% entre 2001 y 2010, alcanzando 230.000 millones de dólares USA durante el año pasado. En este grupo se dan cita países con inmensos recursos naturales como Rusia; aquellos que, por el tamaño de su población y su rápido crecimiento, están llamados a jugar un rol determinante en la escena económica mundial como China e India; más otros de acelerado crecimiento como Brasil en América del Sur y Sudáfrica en África, quienes  poco a poco comienzan a actuar con un nuevo poder.

Los BRICS cuentan con intereses ampliamente direccionados a fomentar su desarrollo económico, promover reformas en el orden económico internacional, dar apoyo al libre comercio, combatir el cambio climático y luchar contra la hegemonía. Todos apoyan el libre comercio y se oponen al proteccionismo, aunque China, en particular, ha sido acusada de poner  barreras a la competencia extranjera. En asuntos exteriores, tienden a la no intervención y se oponen al uso de la fuerza: De los cinco, sólo Sudáfrica ha votado a favor de la zona de exclusión aérea en Libia. Políticamente, Brasil, India y Sudáfrica están funcionando como democracias, mientras que China, y en menor medida, Rusia, son estados autoritarios que se caracterizan por el fuerte control del gobierno sobre la economía y la sociedad civil.

Los países BRICS han diseñado una visión en común, pero tienen diferentes argumentos, prioridades y métodos para llegar a sus objetivos. Son países disímiles, alejados, con historias diferentes  y con similitudes y diferencias culturales altamente marcadas. Si bien son países que cuentan con las habilidades para asumir los desafíos globales del siglo XXI, deben actuar bajo una estrategia y coordinación intercultural de alto nivel, que les permita hacer uso de sus fortalezas y habilidades propias, de manera efectiva en su contexto multicultural. En la segunda parte de BRICS: Un nuevo guión para los negocios internacionales, compartiremos con nuestros lectores una visión general de las diferencias y sinergias de este grupo de países.

¿Cuáles crees que son los desafíos de cada uno de los países BRICS dentro de su grupo?, ¿cuáles creen que serían los desafíos de los países latinoamericanos al negociar con los países BRICS?

Lee la 2da parte de este artículo!

255

También te puede interesar

3 comments on “BRICS: Un nuevo guión para los negocios internacionales – Parte 1/2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *