Internet globaliza conocimientos pero no competencias

Un reciente artículo publicado por la CNN abarca el tema de cómo internet podría estar matando la empatía (Is the internet killing empathy?). Internet se ha tornado esencial en nuestras vidas (en Argentina casi el 50% de la población usa internet de acuerdo al World Internet Usage Statistics) donde navegar, participar en las redes sociales, ver videos, etc., son de ocurrencia diaria. Las nuevas generaciones se han vuelto especialmente adeptas a la multitarea y a acumular enormes cantidades de tiempo utilizando tecnologías, especialmente en ver videos. Todo este tiempo puede llevar a una insensibilización y falta de capacidad para desarrollar realmente empatía.

Existe una creencia general que en la actualidad los chicos “se manejan” en ámbitos de diversidad cultural, especialmente por haber sido expuestos a más diferencias desde una edad más temprana. Aparentan ser más tolerantes y comprensivos de los demás que aquellas personas de tan solo una generación anterior. Pero si no pueden desarrollar empatía, ¿pueden realmente “manejarse” en ambientes multiculturales? Quizás tengan el conocimiento, pero ¿serán capaces de desarrollar las habilidades necesarias para interactuar efectivamente con otros que son culturalmente diferentes de ellos y tender puentes de entendimiento?

La empatía es un elemento clave en el desarrollo de competencias interculturales. La empatía nos permite ajustar nuestro pensamiento para ver cosas desde otras perspectivas y para realmente concebir creencias y sentimientos  desde el punto de vista de la otra persona. Tener empatía significa no sólo comprender las creencias y expectativas de otros, sino que también incluye la habilidad para reconocer expresiones faciales y a los sentimientos que estas expresiones pueden estar vinculadas. Si utilizar internet está causando que seamos insensibles a las emociones de otros seres humanos, ¿podemos realmente desarrollar competencias interculturales?

La tecnología es clave para que los negocios se vuelvan más globales. Pero mientras desarrollamos negocios internacionales, ¿cómo mantenemos el elemento humano en la tecnología? ¿Cómo continuamos construyendo empatía en lugar de perderla?

222

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *