Un shock doloroso pero necesario

La mayoría de los futuros expatriados han escuchado sobre el shock cultural, sin saber realmente qué significa. Es por esta razón que una de las principales expectativas mencionadas antes de un entrenamiento intercultural previo a una asignación internacional, es la de aprender sobre este tema. Y tiene sentido, pues si logran superar este shock, habrán realizado un enorme progreso hacia el desarrollo de una mentalidad global.

El shock cultural es una experiencia profundamente personal y no sucede igual para 2 personas ni incluso para la misma durante 2 ocasiones diferentes. Lo primero que hay que aclarar es que el término “shock” o “choque” cultural es engañoso porque el verdadero choque cultural llega gradualmente y no es percibido como un shock. En realidad, el término “estrés de aculturación” encajaría mucho mejor para explicar el fenómeno que atraviesan casi todos los expatriados.

El shock cultural es el proceso de ajuste inicial a una cultura desconocida. Se trata de una inmersión más o menos repentina en un estado ambiguo de incertidumbre, donde el individuo ya no se encuentra seguro de qué se espera de él ni que esperar de otras personas. Puede ocurrir en cualquier situación donde una persona es forzada a adaptarse a un sistema social desconocido donde los aprendizajes anteriores no aplican. No necesariamente tiene que ser un nuevo país. Puede ser una nueva escuela, ciudad, organización o familia.

Existen al menos 6 indicadores de que podemos estar experimentando un shock cultural:

  1. Las señales conocidas sobre cómo las personas deberían comportarse no están, o si están, tienen un significado diferente.
  2. Los valores que se consideran buenos, deseables, lindos y dignos no son respetados por el anfitrión.
  3. Uno se siente desorientado, ansioso, deprimido u hostil.
  4. Hay una gran insatisfacción con las nuevas formas.
  5. Las habilidades sociales que solían funcionar parecen no funcionar más.
  6. Existe una sensación que este shock cultural persistente no se irá nunca más.

Mientras más diferente sea la cultura anfitriona comparada con la tuya propia, mayor es la posibilidad que el shock cultural se presente y en una intensidad más profunda. Sin embargo, esto también depende de tus expectativas, ya que muchas veces sentimos que el país de destino no es tan diferente al nuestro. Por ejemplo, los estadounidenses suelen tener muchos problemas en el Reino Unido o los argentinos en Chile, aún cuando se habla el mismo idioma. (Ver culturas de similitud).

Integrar la idea de que tendrás que comportarte en forma diferente para ajustarte a las diferencias culturales generadas por diferentes sistemas de creencias y valores, es crítico para desarrollar Inteligencia Cultural. Una vez que integras esto en tu forma de pensar y puedes salir del shock cultural, finalmente comprendes que lo lograste. Lo lograste de una manera intuitiva y reflexiva. Esta casi integrado en tu ADN. Es por esto que una asignación internacional es tan crítica para el desarrollo de carrera y para el éxito del crecimiento gerencial: aprendes intuitivamente a identificar las señales que obtienes del contexto cultural y a ajustar tu conducta de acuerdo a ellas.

¿Has experimentado alguna vez un proceso de shock cultural? ¿Cómo lograste atravesarlo?

130

También te puede interesar

17 comments on “Un shock doloroso pero necesario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *