Choque de aspiraciones

María, una joven mujer de América Latina, y su esposo se han mudado recientemente a los Estados Unidos. Sin tener mucha educación académica, María encontró un trabajo de secretaria. Luego de algunos meses, su jefe se dio cuenta de que ella era una trabajadora aplicada e inteligente. Por este motivo, le comentó sobre la posibilidad de asistir a un curso de contabilidad, lo cual le daría la oportunidad de acceder a un nivel más alto en la organización con un trabajo de mayor responsabilidad.

 

Luego que su jefe le dejara un folleto sobre los cursos que podría tomar, María estuvo de acuerdo con su propuesta. Sin embargo, no tomó ninguna iniciativa, aún cuando su jefe le preguntaba ocasionalmente sobre el tema. 3 meses después, su jefe se cansó de esperar y llamó a María para preguntarle por qué todavía no había decidido nada sobre un curso. Luego de algunos nervios y miradas hacia abajo, le dijo a su jefe que le gustaba su empleo actual.

 

Su jefe no podía entender cómo alguien no aprovecharía semejante oportunidad y gran parte de su buena percepción sobre María se desvaneció. Sintió que hizo todo lo que estaba en sus manos y dejó de tener a María en cuenta.

 

¿Qué choque cultural crees que ocurrió en este caso? ¿Cómo pudo haberse evitado?

 

Respuesta de ICEBERG:

Para su jefe, las palabras de María parecían contradecir sus acciones: Acepta tomar los cursos pero no hace nada al respecto. Esto puede haberle hecho sospechar al jefe que había algo que él no sabía de la situación. Cuando le preguntó porqué no había hecho nada sobre los cursos, ella se puso tan evidentemente nerviosa que él lo percibió. Esto fue una clara señal que algo la estaba molestando. Aún así, se perdió la oportunidad de comprender esto y hacer que una secretaria habilidosa sea aún más valiosa para la organización. Quizás peor, él no tenía ninguna idea que había hecho algo malo y si hubiese tenido algún prejuicio sobre inmigrantes, esta experiencia sin dudas no lo hubiese hecho cambiar de opinión.

 

Si hubiese hecho un esfuerzo, podría haber visto a María en realidad no deseaba un cargo superior porque tal ascenso hubiese sido inusual en su cultura y la puso nerviosa. También se hubiese dado cuenta que María no podía decirle “no” en su cara, pero no tomar la iniciativa era su manera de decir “no” sin tener que “insultarlo”. Podría haber encontrado la manera de aprovechar a María sin asustarla, o al menos, hacerla sentir competente en su actual trabajo.

 

En esta historia, María se perdió la oportunidad de reducir la brecha con la nueva cultura. La historia deja a María en la etapa de desorientación en el shock cultural. No tiene idea de lo que hizo mal. Se frustró mucho con que su jefe se enojara con ella aún cuando trabajaba tan duro y diligentemente, y no puede comunicarse efectivamente sobre el tema con él. Quizás hasta desarrollo sentimientos de hostilidad hacia su jefe y su nuevo país.

 

En este caso vemos cómo la falta de conciencia cultural puede afectar negativamente no solo al expatriado sino también a aquellos que trabajan con expatriados, o en términos más generales, a aquellos que actúan como gerentes en contextos interculturales.

311

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *