Sin inteligencia cultural no hay efectividad global

Muchos gerentes, con cierto grado de “inocencia cultural”, permiten que sus organizaciones desaprovechen oportunidades debido a choques culturales, lo cual lleva a que pierdan millones de dólares y a una mala gestión de los recursos humanos. Una comunicación deficiente y la falta de entendimiento intercultural son 2 de las principales barreras que las organizaciones enfrentan cuando trabajan en forma global. Mientras el contexto global es cada vez más agresivo, no hay tiempo para las malas interpretaciones y confusiones generadas por la falta de reconocimiento y comprensión de los valores por los cuales se rigen las personas.

En una encuesta de 200 ejecutivos de negocios estadounidenses conducida en 2007 por Accenture, más de la mitad (53%) de los ejecutivos trabajando a nivel global, afirmaron que los diferentes enfoques para completar las tareas causaban problemas entre empleados de 2 diferentes países, y el 44% se refirió a diferentes actitudes hacia el conflicto y los estilos de toma de decisiones entre los grupos. Los resultados de la encuesta demostraron que los individuos creen que tomar un programa de formación en comunicación intercultural podría incrementar la productividad en un promedio de 26%. Sin embargo, muchas compañías aún se encuentran esperando que el sistema de “prueba y error” solucione sus problemas.

En el mercado argentino, algunas compañías están siendo pioneras en la preparación intercultural de sus empleados, como es el caso de Deloitte, Tarjeta Naranja, Banco Itaú o Cargill, quienes se encuentran trabajando con ICEBERG Inteligencia Cultural en diferentes programas. De manera de poder predecir precisamente y comprender los comportamientos y reacciones de las contrapartes en un ambiente extranjero, los gerentes necesitarán exigir entrenamiento intercultural para ellos mismos y para sus empleados. El conocimiento intercultural es necesario para poderse adaptar y reconocer conductas en diferentes situaciones culturales. Esto es una realidad cada vez más presente en todo Sudamérica.

En muchas ocasiones, al interactuar primordialmente con otros países de habla hispana, muchas empresas no ven la necesidad de este tipo de entrenamiento. Las diferencias en el idioma constituyen tan solo una de las potenciales áreas de conflicto, y más allá de que el español no sea exactamente el mismo entre países, la diferencia no radica tanto en qué decir, sino en cómo decirlo, en qué momento, con cuál tono, etc. Por otra parte, la importancia de la capacitación intercultural en temas como tiempo, jerarquía, respeto, relaciones y procedimientos es una necesidad imperativa en un líder global.

Nuestra interacción internacional será cada vez más intensa en el futuro, por lo que las oportunidades para encontrarnos con dificultades, confusiones, estereotipos, malos entendidos, etc. incrementarán. En el siglo 21, desarrollar habilidades culturales globales y ser conscientes del impacto de las diferencias culturales será un elemento diferenciador. No podrás evitarlo. Tendrás que lidiar con personas de tantas nacionalidades que es preciso abordar las diferencias desde un método que permita reconocer, leer y adaptarse a señales culturales cuando interactúes con otras culturas. Esto es, desarrollar Inteligencia Cultural.

¿Qué tan preparado te encuentras para interactuar efectivamente en un mundo culturalmente diverso? ¿Cómo podrías comenzar a desarrollar habilidades interculturales?

514

También te puede interesar

9 comments on “Sin inteligencia cultural no hay efectividad global

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *