Un camino más oriental hacia el liderazgo global

“Las culturas nacionales serán cosa del pasado en 30 años”. Esta creencia popular, desde nuestro punto de vista equivocada, ha evolucionado hasta tal punto que algunas personas creen que a medida que los países se modernizan, automáticamente se “occidentalizan”, dando paso a la desaparición de las culturas nacionales. Esto sucede porque en muchos casos se tiende a pensar que la modernización es un simple producto de la competencia, el desarrollo de los mercados y la tecnología. Sin embargo, la modernización de los países también es producto de su historia y su cultura. Aunque los países se modernicen y las estructuras de sus mercados cambien, sus culturas siguen siendo muy diferentes entre sí. Aspectos únicos y fundamentales como la historia, la religión, la geografía, entre otros, hacen que los valores por los cuáles se rige una sociedad, se mantengan intactos a lo largo del tiempo.

Verificar nuestro pensamiento a cerca de lo que implica la modernización de los países es especialmente importante en los tiempos de hoy, ya que el orden mundial está cambiando a una velocidad significativa. Según las proyecciones de Goldman Sachs, la economía china superará a la economía estadounidense en el 2020. Esto tendría varias implicaciones, una de las más importantes es que por primera vez en la historia moderna, el país que dominará al mundo no será de occidente.

Paul Cohen, un historiador estadounidense, sostiene en una de sus obras que algunos países de occidente se ven a sí mismos como los más cosmopolitas del mundo, pero que en realidad no lo son. De cierta manera, estos países tienen una visión del mundo bastante estrecha: durante más de 200 años mantuvieron una posición dominante en el mundo, lo que les disminuyó sustancialmente la necesidad de entender a otras culturas y civilizaciones. Mientras que las culturas que han estado en una posición mucho más débil frente a occidente, han tenido que entender a estos países de manera casi obligada.

Conocer las diferencias culturales entre China y el mundo occidental, y ser consciente de que la modernización de China no será el fin de la cultura china, sino todo lo contrario, es la premisa fundamental para que los países de occidente gocen de un rol protagónico en el nuevo orden mundial. Ha llegado el momento de entender a China, sus valores y su cultura. El economista Martin Jacques, presentó en el salón TED de Londres los tres pilares fundamentales para comprender las diferencias culturales entre China y el mundo de occidente, a continuación presentamos algunos extractos:

Pilar 1. China: un estado-civilización

Lo que le da a los chinos su razón de ser y el sentido de lo que significa ser chino, no viene de los últimos 2 o 3 siglos, como sucede en los países de occidente. En China, costumbres como la adoración de ancestros, el valor de la familia, las relaciones sociales, el guanxi, los valores confucianos, etc; vienen del período “estado-civilización” y se han mantenido arraigadas en su cultura desde hace más de 5.000 años. Este hecho tiene consecuencias profundas en la sociedad china, una de las principales es que el valor político más importante para los chinos es la unidad, es el mantenimiento de la civilización china.

Prueba tus conocimientos sobre china con este quiz!

Pilar 2. Percepción de raza

Los chinos tienen una concepción muy diferente de “raza”. Más del 90% cree que pertenece a la misma raza, los “han”. Esto es completamente diferente en otros de los países más poblados del mundo: India, Estados Unidos, Indonesia, Brasil, todos son multirraciales. La noción de Han, surgió del proceso histórico forjando un fuerte sentido de identidad cultural. La identidad ‘Han’ ha sido como el cemento que ha mantenido unido a este país.

Pilar 3. Relación entre Estado y sociedad

La relación entre el Estado y la sociedad en China, es muy diferente a la que se puede observar en los países de occidente. En China, el Estado goza de una trascendencia especial como representante, portador y guardián de la civilización china. Mientras que en occidente se tiende a ver al Estado como un intruso, un extraño y un órgano cuyos poderes tienen que definirse y limitarse. Para los chinos, el estado hace parte de la familia y es la cabeza de la familia. El Estado en China es omnipresente, es líder empresarial y hasta ejerce autoridad en muchas otras cuestiones como la planificación de un hijo por familia.

Ver video completo aquí.

¿Qué tanta exposición has tenido a la cultura china en tu país? ¿Cómo te estás preparando para comprender y trabajar con los chinos?

Sobre la autora:


round Shirley


Shirley Saenz

Intercultural Trainer en Iceberg Cultural Intelligence. Viajera y emprendedora con alma multicultural. Comprometida por una mejor comunicación entre personas de diferentes culturas.
Ver otros artículos de Shirley Saenz >>

 

cta quiz

250

También te puede interesar

9 comments on “Un camino más oriental hacia el liderazgo global

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *