Filipinas en la Lupa: Una cultura asiamericana

La republica de Filipinas es un país asiático único en el mundo. En primer lugar, se trata de un país formado por 7.104 islas, de las cuales sólo 11 se encuentran habitadas. En segundo lugar, Filipinas es el hogar de una enorme cantidad de etnias que mantienen con vida a 171 lenguas diferentes. Y en tercer lugar, dado que Filipinas fue colonia de España por casi 4 siglos y de EE.UU por casi medio siglo, su cultura, en varios aspectos, es más occidental que asiática. Hoy en día es posible identificar claramente las influencias españolas y estadounidenses en el idioma, la forma de gobierno y la importancia de la religión.

Aunque el país ha mantenido un sistema democrático desde 1986, ha gozado de poca estabilidad a causa de la corrupción política, de diversos intentos de golpes de estado y del activismo de los movimientos separatistas musulmanes. No obstante, la economía filipina ha experimentado tasas de crecimiento elevadas en los últimos años. El Business Process Outsourcing (BPO) es el segmento de más rápido crecimiento en la economía filipina, convirtiéndose así en una alternativa a la India para la prestación de este tipo de servicios.

La herencia de los colonizadores

Los españoles introdujeron el catolicismo romano y lo convirtieron en la religión dominante del pueblo filipino. Otro de los legados hispanos más visibles es la prevalencia de nombres y apellidos de origen español entre los filipinos. Sin embargo, el nombre no necesariamente denota ascendencia española. Esta peculiaridad, única entre los pueblos de Asia, llegó como resultado de un decreto colonial para la distribución sistemática de nombres y apellidos españoles.

La lengua española tuvo una gran influencia en el tagalo, el idioma oficial de Filipinas. Aunque los españoles no enseñaron español a los filipinos, una tercera parte de las palabras en tagalo son de origen español. Un ejemplo clásico es la frase del tagalo ‘Kumusta?’, que vino directamente del “¿Cómo está?”

El uso común de la lengua inglesa es un ejemplo del impacto estadounidense en la sociedad filipina, ya que ha contribuido a la plena aceptación e influencia de las tendencias de la cultura popular estadounidense. Esta afinidad se manifiesta en el gusto de los filipinos por la comida rápida, el cine y la música estadounidense, entre otras cosas.

La religión

La religión ha jugado un papel fundamental en el desarrollo de la estructura moral y ética del país. El catolicismo sostiene una estructura jerárquica que se ve tanto en la vida social como empresarial. A pesar de que la constitución de Filipinas separa Iglesia y Estado, la Iglesia Católica ejerce una influencia política considerable. Las figuras de la Iglesia han servido como consultores en los comités gubernamentales y desempeñaron un papel importante en la “revolución del poder popular” que llevó a Corazón Aquino a la presidencia en 1986.

Alrededor del 90% de la población filipina es cristiana. No obstante, en el sur y oeste de Mindanao y las islas de Jolo y mar de Sulu, hay una importante comunidad musulmana que llega casi al 5% de la población.

Las bases de la conducta filipina

En Filipinas, las relaciones interpersonales son muy valoradas y la familia juega un rol central en la sociedad, siendo esta, base del orgullo filipino. Este sentido grupal conserva sus raíces en las bases de la conducta filipina:

Bayanihan: Significa cooperación. Para los filipinos es importante trabajar en equipo y cooperar con los demás, lo cual sólo es posible mediante la formación de relaciones armoniosas con los miembros del grupo al cuál pertenecen, por más que esté en desacuerdo con algunos de ellos. Para los filipinos, es el establecimiento de relaciones fluidas lo que promueve la cooperación.

Hiya: Significa vergüenza. Los filipinos se esfuerzan constantemente por evitar que las otras personas se sientan avergonzadas o confrontadas, sobre todo cuando están en público. Los filipinos tienen un fuerte sentido de la dignidad personal y el honor. Dado que creen que todas las personas deben ser tratadas con respeto y dignidad, evitan expresar su desacuerdo abiertamente, los enfrentamientos directos y mantienen el control de las emociones derivadas del enojo o el inconformismo.

¿Cómo ha sido tu experiencia en la interacción con filipinos?

Estas son algunas “generalizaciones” que pueden ayudarte a comprender mejor el comportamiento que ves y observas. Aunque las generalizaciones pueden ser útiles y aplicables, también pueden ser incorrectas y perniciosas. Estas características pueden variar significativamente entre varios individuos, grupos y culturas en los Filipinas. No asumas que describen a todos los filipinos.

465

También te puede interesar

1 comment on “Filipinas en la Lupa: Una cultura asiamericana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *