El paso más crítico hacia una mentalidad global

Piensa en la ubicación de tus clientes más importantes. ¿Cuántos de ellos fueron corporaciones multinacionales? Piensa con quiénes mantuviste la última conferencia telefónica. ¿Cuántas nacionalidades estaban presentes? Piensa en cuántos países opera tu firma y con qué frecuencia te cruzas con extranjeros en los pasillos de tu compañía. Piensa de qué países son las personas con las que has negociado contratos, debatido sobre políticas de RRHH o brindado servicios de contabilidad y finanzas. De una u otra manera, una cosa es casi segura: el éxito de tu carrera puede depender de tu habilidad para desarrollar una mentalidad global.

De acuerdo a la Universidad Thunderbird, que cuenta con más de 15 años de investigaciones en el tema, la mentalidad global es la habilidad para influenciar individuos, grupos y organizaciones de sistemas socioculturales diferentes al de uno mismo. Desarrollar una mentalidad global es crítico para que las empresas puedan explotar exitosamente su presencia en varios países y beneficiarse de la sinergia que significa trabajar con culturas distintas.

Pero, ¿cómo puede una persona desarrollar una mentalidad global? La respuesta más obvia a esta pregunta es: “Viviendo en otro país”. De hecho, en una reciente encuesta realizada en nuestro grupo en LinkedIn Profesionales globales y equipos multiculturales, el 47% de los participantes cree que “Desarrollar una mentalidad global” es el principal beneficio de una experiencia internacional. Ver resultados de la encuesta.

Sin embargo, para que una experiencia internacional sea relevante tiene que ser lo suficientemente extensa como para superar la etapa del “turista” y permitir zambullirse en los desafíos auténticos de la adaptación e integración cultural. Por lo tanto, cualquier oportunidad de vivir en un país distinto al de origen, ya sea por cuestiones de estudio o de trabajo y por un período superior a 3 meses, es una experiencia internacional que puede contribuir a una mayor sensibilidad cultural. Tampoco existe un tiempo ideal de permanencia, ya que cada experiencia internacional es única y se manifiesta de manera diferente para cada persona. Los beneficios que comienzan a surgir de estos tipos de experiencias suelen hacerse más marcados a partir de los 6 meses, cuando el expatriado atraviesa el proceso de shock cultural, comienza a experimentar la influencia que su propia cultura tiene en su manera de percibir e interpretar las cosas y atraviesa un proceso de cambios y transformaciones hacia una persona con una mayor mentalidad global.

La experiencia internacional no garantiza una mentalidad global

Algunas personas caen en el error de asumir que por el simple hecho de haber vivido en el exterior, automáticamente han desarrollado una mentalidad global (Ver El lado oscuro de la experiencia internacional). De hecho, un estudio realizado por la UNESCO demostró que en muchas ocasiones las experiencias internacionales dejan a sus participantes con más estereotipos y prejuicios de los que tenían cuando la iniciaron.

Por otro lado, la experiencia de trabajar o vivir en el extranjero intensifica el beneficio de desarrollar una mentalidad global, aunque no es la única vía. Es posible contribuir de manera significativa al desarrollo de habilidades interculturales a través de actividades académicas de sensibilización cultural que simulen en el aula las sensaciones que se experimentan durante una experiencia internacional.

Desde ICEBERG, estamos convencidos de que una de las más grandes oportunidades que ofrece una experiencia internacional es el desarrollo de una mentalidad global y por ende, una mayor adaptabilidad a las diferencias culturales. Sin embargo, es importante que los profesionales que ya han tenido la posibilidad de vivir en el exterior, la complementen con una adecuada formación intercultural, de lo contrario, pueden estar perdiéndose la oportunidad de equiparse con una habilidad esencial de nuestros días.

¿Has tenido una experiencia internacional? ¿Cómo ha impactado en tu vida?

655

También te puede interesar

4 comments on “El paso más crítico hacia una mentalidad global

Estoy totalmente de acuerdo con vosotros: la experiencia internacional no garantiza una mentalidad global. Como expatriada durante más de 20 años, he visto a muchas personas “morir en el intento” de adaptarte a otra cultura. Esto ocurre tanto dentro de nuestro país, trabajando con personas de otras culturas, como fuera. ¡Gracias por el artículo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *