Los misteriosos rituales del regateo

El precio de un producto parece estar relacionado con todo menos con la cultura de un país. A simple vista no es más que un número, un valor que se determina sólo por factores económicos. Sin embargo, el precio tiene un elemento mucho más subjetivo, ya que transmite significados y por lo tanto, es percibido de maneras muy diferentes por las culturas y los individuos.

El proceso de negociación es esa relación clásica, primitiva y en algunos casos, extensa, que existe entre el vendedor y el comprador. El precio, es un componente importante de la comunicación entre estos dos agentes, y es importante prestar atención a los significados que atribuye cada parte para poder llevar a cabo con éxito la transacción. Los precios tienen una connotación más relacional en las culturas que justamente son más orientadas a las relaciones, como las culturas latinoamericanas y algunas asiáticas.

En una cultura en la que la negociación de precios es una práctica común, casi todas las interacciones inician con signos estandarizados de respeto, afecto, intereses comunes y confianza. A medida que el potencial comprador muestra interés por un producto, el vendedor deja claro que “el precio no importa”, lo que importa que ambos estén satisfechos con la transacción. Este “encanto inicial” con muestras de confianza e intereses mutuos crea una impresión de amabilidad, simpatía y fraternidad que es indispensable para crear una relación de largo plazo con el cliente. Luego de crear dicho contexto, el comprador sugiere un precio, el vendedor duda, pero ofrece otro precio sólo después de resaltar las bondades de su producto, y así hasta que llegan a un acuerdo. Bajo este escenario, las transacciones económicas tienen inevitablemente un alto componente humano basado en la relación que se da entre comprador y vendedor.

En el lado opuesto, en las culturas donde los mercados son altamente despersonalizados, la interacción entre el vendedor y el comprador se reduce a la transacción en sí. Los vendedores son prácticamente anónimos y el proceso de compra toma la forma de “lo tomas o lo dejas”.

La importancia de esta práctica, que siempre tiene un componente humano y a veces hasta divertido, frecuentemente es subestimada. Las personas de culturas más transaccionales pueden sentirse incómodas y ansiosas ante una actitud de regateo, incluso pueden comportarse con cierta hostilidad hacia el comprador al sentir que este les está tomando del pelo. Por otro lado, un comprador que proviene de una cultura orientada a las relaciones, puede sentirse frustrado cuando el vendedor le presenta un precio final o cerca del precio final, ya que su objetivo es obtener el mayor descuento posible. Su objetivo se centra más en negociar el precio que en el precio en sí.

La importancia que le dan los individuos al regateo está basada en condiciones propias de cada cultura. La necesidad de crear una relación de confianza con la contraparte generalmente está acompañada de otras variables, como por ejemplo el hecho de valorar el tiempo que se invierte en la creación de dichas relaciones.

Independientemente de tu estilo cultural de negociación, es importante que seas consciente del estilo cultural de tu contraparte. Sólo así podrás prepararte y actuar en base a una estrategia que satisfaga las expectativas de tu cliente y contribuya a cumplir tus objetivos.

Aquí les dejamos un video sobre la negociación de precios en China:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=WFnR56A9S9Y&w=420&h=315]


¿Es común regatear en tu país?, ¿En qué países encontraste que esta practica es muy común?, ¿Te sientes cómodo regateando?

629

También te puede interesar

2 comments on “Los misteriosos rituales del regateo

En Turquía, Grecia, Líbano y Egipto, lugares donde tuve la oportunidad de pasear y estudiar, regatear es muy común. Yo me siento cómoda poniéndolo en práctica en ciertos contextos.Creo que se debe a que desde pequeña he vivido la negociación de precios y acuerdos comerciales ya que mis padres son emprendedores y desarrollaron su propia empresa en el rubro textil mayorista y minorista; ambos descendientes de inmigrantes de Italia y Líbano. En mi postura de “vendedora” también me siento cómoda “regateando” a favor del cliente. Gabriela Pantaloni – Tutorial Idiomas

El regateo no solo es común en todos los países árabes sino que si no lo haces lo encuentran muy extraño ya que forma parte de su cultura. También existe regateo en determinados mercadillos de Europa y otros países.

En ciertas culturas el precio no se fija en base a un escandallo sino en base a lo que el Comprador está dispuesto a comprar en función del interés que tiene hacia ese objeto y no en función de su coste real. El precio es subjetivo, no es lo mismo lo que vale uns cosa que lo que cuesta.

Al principio, para el que no está acostumbrado al regateo, resulta incómodo y desconcertante pero cuando se conocen 4 claves de uso todo parece mucho más sencillo.

Hay que ofrecer tres veces menos de lo que le piden. Dar la oportunidad al comerciante de subir el precio poco a poco. Demostrar que nos sentimos cómodos en la negociación con una sonrisa. El truco es tener temple y no pagar de inmediato en los casos en los que sea difícil rebajar el precio en un tiempo corto. Seguro que al final aceptan la rebaja. Es parte de la escenificación de la venta.

Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *