El síndrome del expatriado eterno

Mientras que muchos expatriados disfrutan de su estadía en el país que los acoge y de las inolvidables aventuras que se viven en el extranjero, otros no se acostumbran a vivir en un ambiente extraño y llegan a desarrollar hábitos negativos que empañan sus experiencias. Sea cual sea el caso, siempre llega el momento en el que todo expatriado desea volver a su país de origen. Sienten la necesidad de estar en el lugar al que pertenecen y de sumergirse en la comodidad de lo familiar. Sin embargo, al regresar descubren que ese lugar al que pertenecían ya no es el mismo y nada está como lo recordaban.

De este modo entran en una peligrosa dinámica en la que en ningún lugar se sienten como en casa. Anhelan construir otra realidad a partir de recuerdos, personas y experiencias. Sin embargo, esa realidad nunca existirá. Si tienes la sensación de no pertenecer a ningún lugar, si sientes que te falta algo y que no estás a gusto, muy probablemente padezcas del síndrome del expatriado eterno, el cual hace parte del proceso del choque cultural reverso. Este síndrome podría explicarse de la siguiente manera: Al irte de una ciudad, tu memoria de esa ciudad se fija en ese momento y permanece inalterada para siempre. En tu nuevo hogar, siempre echarás de menos esa ciudad e incluso idealizarás ese recuerdo. La concreción del síndrome se produce al volver; cuando te das cuenta de que ese lugar idealizado en tu  memoria ha seguido evolucionando sin ti y que ya no es lo que recuerdas. Nace la sensación de querer volver al extranjero, pero aún estando en otro país, estás deseando partir de nuevo.

En realidad no debería ser tan dramático como suele suceder. El choque cultural reverso es un proceso. Llegará el momento en  el que  te sentirás de nuevo en casa en tu país de origen y los vestigios del “shock” poco a poco desaparecerán. No obstante, mientras eso sucede, no te perturbes preguntándote si te sentirás en casa algún día, ocúpate de sentirte en casa en este preciso momento, en el lugar donde estás y con las experiencias que estás viviendo, porque en definitiva, esas pocas cosas y esas pocas personas es lo que te ofrecerá el calor de hogar que tanto anhelas. ¿Y cómo sentirme en casa ahora?, te preguntarás. Es simple, sólo requiere un poco de esfuerzo e interés real en la cultura dónde estás viviendo: te recomendamos desarrollar los 7 hábitos del expatriado feliz.

Cómo muchos de ustedes lo habrían experimentado, vivir en el extranjero es un hecho que te cambia la vida para siempre. Nunca volverás a ser el mismo, ni volverás a ver las cosas de la misma manera. Pero ten presente que si en algún momento pierdes familiaridad con lo que era tu “hogar”, seguramente habrás ganado familiaridad con lo internacional y lo multicultural. Si te esfuerzas y logras integrarte en el lugar en que estés, si logras hacer de este lugar tu casa, te convertirás en una persona más observadora, te resultará más fácil identificar los principios básicos de la cultura en la que te encuentras y por ende adaptarte a ellos. Y en definitiva, serás un expatriado feliz capaz de encontrar el calor de hogar a donde sea que vayas.

¿Has logrado sentirse en casa viviendo en el extranjero?, ¿Cómo has enfrentado el síndrome del expatriado eterno?

1122

También te puede interesar

4 comments on “El síndrome del expatriado eterno

Hola! me gusto su pag. me hace reflexionar en mi postura sobre el ser expatriado.
llevamos 7 años afuera y 4 expatriaciones, tenemos 3 hijas pequeñas de 9, 7 y 4 años, La ultima nació en India.
Me encanta esta nueva vida que tenemos, y claro , aunque aun no quiero volver a mi país, me da miedo como va a ser eso, como voy a lograr sentirme tranquila en una caja de zapatos! ven? caja de zapatos!!! tengo que dejar de pensar así. Y lo otro, es que tenemos bien claro que en el momento que algunos de nosotros la comience a pasar mal, nos devolvemos. Pero es que vamos a poder identificar cuando “ese pasar mal” es producto de los proceso normales de cada uno o es definitivamente el estar fuera de nuestro país???
pd. publiquen mas artículos de como recolocarse en su país de origen, me interesa!!

Guillermo

Hola Shirley, muy bueno el articulo. Estuve viviendo un año en Alemania por estudios y comparto plenamente lo escrito. Creo que es todo un desafío lo que tiene que vivir una persona que estuvo parte de su vida afuera al volver a su país. Entiendo muy bien lo del síndrome y lo del shock. Muy buen tema para charlarlo. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *