Un email inocente, un choque cultural inesperado

Con mucho detenimiento y algo de curiosidad, varios empleados argentinos de una compañía de origen estadounidense, estaban amontonados frente a la computadora de uno de sus colegas analizando un email. Como parte del Centro de Servicios Compartidos de la firma, gran parte de su trabajo requería una  interacción permanente con colegas, clientes y proveedores ubicados en Estados Unidos, Canadá, México y varios países de América Latina. El email bajo análisis fue enviado por un argentino y estaba dirigido a un colega mexicano de la misma empresa en un tono amistoso y hasta algo gracioso. Sin embargo, por alguna razón que los argentinos no podían comprender, había ofendido a su colega y creado varios problemas en las relaciones. Esto era lo que decía el email:

Hola cuate,

¿Cómo van las cosas por allá?

 No te olvides de enviarme el archivo que te había pedido los otros días. Lo necesito para poder avanzar con el resto del proyecto, sino como que se me complica! De todas maneras no creo que te tome más de un par de horas completarlo. Si querés te llamo y te voy guiando paso a paso para que puedas completarlo. Me avisas cualquier cosa!

No se aceptan “ahoritas” como respuesta ;P

Santi

Para reflexionar:

  1. ¿Cuáles crees que era las intenciones reales del argentino?
  2. ¿Qué dijo el argentino que podría haber ofendido al mexicano? ¿Fue un problema derivado de qué dijo o de cómo lo dijo?
  3. ¿Qué imagen de los argentinos se podría haber formado el mexicano?

Respuesta de ICEBERG:

Frustraciones interculturalesEl concepto de lo que son conductas y comportamientos aceptados y rechazados, varía entre diferentes culturas. Por lo tanto, cuando hablamos de cómo la cultura causa confusión y desafíos entre profesionales en el trabajo, a veces es difícil identificar el verdadero desencadenante. De hecho, pueden responder a una variedad de causas! En este caso, por más que los argentinos y los mexicanos hablen el mismo idioma, los diferentes estilos de comunicación puede presentar enormes desafíos a la productividad profesional. (Leer los 8 errores típicos en los equipos virtuales)

Para analizar el caso, tenemos que partir desde el supuesto de que las intenciones del argentino eran las mejores. Es decir, en ningún momento pasó por la cabeza del argentino molestar u ofender al mexicano, sino quizás, todo lo contrario. Pero aún así generó un choque cultural. Esto deja en evidencia el hecho de que las buenas intenciones no son suficientes para desarrollar relaciones interculturales efectivas y evitar malos entendidos culturales.

El estilo de comunicación de los argentinos varía claramente en relación a otros países de América Latina. Su informalidad se ve reflejada en varios aspectos de la comunicación y las frases utilizadas. Sin el contexto adecuado, y a veces exacerbado por la virtualidad, esta forma de comunicarse puede interpretarse como arrogante, mal educada y hasta irrespetuosa. Sin una relación de confianza que promueva una mayor informalidad, el argentino ha contribuido a crear una relación de resistencia con su contraparte mexicano y a alimentar sus estereotipos acerca de los argentinos.

¿Cómo redactarías el email para evitar que genere este choque cultural? (Clic to Tweet)

149

También te puede interesar

2 comments on “Un email inocente, un choque cultural inesperado

Caio Cipriano

No solo para los hispanohablantes, pero para nosostros brasileños es lo mismo, en mi opnión este mail es un poquito arrogante jsjsjsjs. Pero ahora ya lo sé, y si recibo un mail así desde Argentina voy interpretar diferente.
Gracias por el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *