Buscando una organización dentro de la desorganización

Si alguna vez trabajaste en otros países o viajaste alrededor del mundo, posiblemente hayas detectado que el enfoque hacia la organización varía ampliamente. Desde tu propio punto de vista, las cosas pueden parecer más o menos organizadas en comparación con tu país. Pero muchas veces nos frustramos al no comprender las razones por la cual las cosas se organizan de una manera determinada. “¿Por qué hay tanta burocracia para abrir una cuenta bancaria?”, “¿Por qué la gente se desespera por ingresar al metro/subte y resiste a que el resto de los pasajeros bajen?”. A continuación presentamos algunos aspectos que te ayudarán a descifrar por qué los sistemas de organización varían entre las culturas.

La percepción del tiempo es uno de los pilares fundamentales que afectan el concepto de la organización. En países donde se cree que el tiempo se encuentra fuera del control del individuo, como India o México, la organización tiende a ser más relajada, dando lugar al cambio si algún evento inesperado aparece. La adhesión a procesos formales no es un requerimiento para alcanzar una meta.

Por el contrario, la actitud hacia la organización en países como Suiza, donde se piensa que el tiempo es altamente controlable por los individuos, el abordaje a cualquier acción es usualmente preconcebida y bastante estructurada. Caer fuera de la estructura sería perjudicial para el proceso, reduciría la productividad y sería percibido como falta de organización y poco profesional.

Lo que para ti parecería un caos, quizás no represente lo mismo en la mente de las personas de otras culturas. La reacción ante una situación caótica tampoco será la misma, ya que también se trata de comportamientos culturales. Algunos pueden llegar a quedar anonadados ante la exactitud temporal con la que los tranvías respetan sus cronogramas de frecuencia por parada, mientras que les parece absolutamente natural pedir junto con 20 otras personas un café a los gritos. El proceso de adaptación presenta desafíos tanto para aquellos interactuando con sociedades de menor énfasis en la organización, como para los que se dirijan a sociedades más organizadas.

¿Cómo puedes aprender a ser efectivo en situaciones donde la percepción de la organización varía de tal manera? La ruta más directa hacia la adaptación es confrontar tales diferencias para comprender de dónde provienen y aceptarlas como comportamientos culturalmente arraigados que se encuentran profundamente incrustados en la sociedad.  Y aunque quizás encuentres que seguir un protocolo determinado o adherir a una guía de conducta puede no ser exigida a un extranjero, saber esto de antemano puede ayudarte a reducir cualquier frustración relacionada con malos entendidos interculturales

Si logras aceptar verdaderamente la realidad de la cultura con la que interactúas, pronto superarás las distracciones y las barreras para mantener un nivel familiar de percepción de organización, permitiéndote encontrar la forma de trabajo adecuada para un contexto diferente.

¿Qué conflictos has experimentado por las distintas percepciones sobre el nivel de organización adecuado cuando trabajabas con personas de otras culturas?

164

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *