Francia en la Lupa: Una cultura superior

Francia, cuna de la declaración de los derechos del hombre y de los ciudadanos, es el país más grande de Europa y una gran potencia económica mundial. Es uno de los principales destinos turísticos y uno de los países con mayor calidad de vida en el mundo. Su cultura y civilización se han expandido por países de todo el globo a través de su gastronomía, la cual es ampliamente conocida y apreciada a nivel mundial; a través del francés, una de las lenguas con mayor difusión a nivel internacional y tradicionalmente empleada como la lengua de la diplomacia y a través de sus escritores y filósofos, como Descartes, Pascal, Rousseau, Voltaire, Sartre y Camus, y sus famosos artistas como Renoir, Monet, Cézanne y Gauguin.

El orgullo francés

Los franceses se sienten muy orgullosos de su cultura, ya que ha tenido una importante influencia en el mundo occidental desde la Edad Media. Sus habitantes creen que Francia ha establecido las principales normas de importantes campos como la democracia, la justicia, los sistemas legales y de gobierno, la estrategia militar, la filosofía, la ciencia, la agricultura, la vinicultura, la alta cocina y en el savoir vivre (saber vivir) en general.

Por sus contribuciones a la sociedad occidental, creen que son únicos, y por lo general su grado de etnocentrismo es bastante alto en relación a otros países. Este hecho impacta directamente en su forma de relacionarse, de trabajar y de hacer negocios. Muchos franceses creen que son intelectualmente superiores a cualquier otra nacionalidad, y de ahí, creen que sus supuestos son por lo general correctos a menos que se demuestre lo contrario. Los franceses se sienten muy orgullosos de su lengua y creen que es superior a cualquier otra. Por esta razón, si estás trabajando o haciendo negocios en Francia, lo ideal es que puedas comunicarte en su idioma, si no lo sabes, es aconsejable que pidas disculpas e intentes comunicarte en español antes que en inglés.

Sistema de valores

Los franceses tienden a ser individualistas y tienen una estructura de autoridad centralizada que hace que la toma de decisiones sea rápida. Aún así, las relaciones entre los participantes son una variable importante en el proceso de toma de decisiones.

Los franceses tienen baja tolerancia hacia la ambigüedad y por lo tanto se sienten cómodos viviendo en medio de reglas y regulaciones.

Ciertos rasgos jerárquicos caracterizan a la cultura francesa. Los líderes que sean capaces de unificar el país o el grupo son muy apreciados. Los franceses son formales y se preocupan por su estatus, el cual se gana a través de sus propios logros en el ámbito social y laboral.

En la cultura francesa son muy apreciadas la retórica, la elocuencia y sobre todo, la argumentación lógica. Hay un gusto natural por el debate y por rebatir cualquier idea que se presente más allá de que les parezca válida desde su presentación. En situaciones de trabajo o de negocios es importante tomar un abordaje crítico, analítico y estructurado, basado exclusivamente en argumentos lógicos.

La gourmandise francesa

La comida es una de las grandes pasiones de los franceses. Su cocina es muy refinada e implica una cuidadosa preparación, atención al detalle e ingredientes frescos. La cocina varía a nivel regional: en el sur la base es aceite de oliva, ajo y tomates; las regiones de norte son conocidas por las mantequillas y el queso; las regiones costeras cuentan con mejillones, ostras y peces de agua salada, mientras, que las áreas cercanas a los ríos y lagos utilizan peces de agua dulce en su cocina local. Francia produce más de 300 variedades de queso, que van desde el Camembert hasta el Roquefort, y una gran variedad de tipos de pan está siempre disponible en las panaderías locales.

La cocina francesa es considerada un referente a nivel mundial. Su influencia se observa principalmente en las cocinas del mundo occidental que han ido incorporando conocimientos técnicos franceses. Actualmente, con el apoyo de las autoridades, un grupo de chefs y gastrónomos abogan por que la cocina francesa sea incluida por la Unesco en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

¿Cuál es tu experiencia en la interacción con franceses?

Estas son algunas “generalizaciones” que pueden ayudarte a comprender mejor el comportamiento que ves y observas. Aunque las generalizaciones pueden ser útiles y aplicables, también pueden ser incorrectas y perniciosas. Estas características pueden variar significativamente entre varios individuos, grupos y culturas en Francia. No asumas que describen a todos los franceses.

423

También te puede interesar

3 comments on “Francia en la Lupa: Una cultura superior

Matilde

Mi experiencia con franceses fue muy positiva. La burocracia que hay allí es quizás una marca registrada, aún así, uno entiende el por qué de las cosas que se hacen y la eficiencia con la que se hacen no tienen comparación; desde la solicitud de un catálogo hasta una una visa de trabajo, todo se cumple en tiempo y forma, al menos así lo vivencié yo en todas mis gestiones. Definitivamente la cocina francesa no tiene comparación, lo que me sorprendió también es el conocimiento sobre bebidas alcohólicas más allá del vino. Lo que también me llamó la atención que dicha bebida no está tan instalada en la juventud como está pasando en Argentina, que es un camino que al menos se está iniciando. Definitivamente, si no sabés francés no intentes con el inglés, siempre es mejor el castellano o el precario francés que tengas a la mano. Ellos valoran que lo intentes, mientras que con el inglés es muy probable que la respuesta nunca llegue y si llega sea más una mueca de desaprobación. Lo que ocurre es creo que a veces se les hace mala fama porque pueden llegar a ser algo formales y creo que no estamos acostumbrados a ciertos tratos. Es importante tener ciertos tips antes de viajar o interactuar, para estar preparados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *