Si la cultura de un país fuese un árbol…

El concepto de cultura suele ser tan familiar y tan ambiguo al mismo tiempo, que para muchos suele ser muy difícil brindar una definición concreta. La palabra cultura deriva del latín “cultura”, que significa cultivo, pero que tiene muchos significados interrelacionados. Sin embargo, cuando les preguntamos a las personas “¿Qué es cultura?”, la mayoría de las respuestas suelen caer dentro de 2 grandes grupos de definiciones:

  1. Excelencia en el gusto por las bellas artes y las humanidades, también conocida como “alta cultura”.
  2. Conjunto de valores, creencias y conductas aprendidos y compartidos por un grupo de personas interactuantes. (definición propuesta por Milton Bennett)

En el campo de la interculturalidad, esta distinción es crucial para lograr sensibilidad hacia las diferencias culturales, porque la definición número 1 permite determinar fácilmente quienes tienen un mejor nivel de cultura que otras, mientras que la definición 2, no. Lo que nos plantea la definición 2 es que no existe una cultura mejor o peor que otra por el hecho de que simplemente se trata de diferentes valores, creencias y conductas que surgen de un contexto en particular, más allá de que puedan existan personas más cultas que otras (definición 1).

Una vez que se ha atravesado este primer escollo de la definición, el debate suele girar hacia el concepto de estatismo o dinamismo de una cultura. Algunas personas señalan que la cultura cambia a lo largo del tiempo, y están en lo cierto. Otras argumentan que las culturas permanecen iguales a lo largo del tiempo. ¡Ellos también están en lo cierto!

Podríamos responderles a ambos grupos de personas con la analogía del árbol. Un árbol tiene partes que percibes inmediatamente, como ramas y hojas. Pero un árbol tiene también otros aspectos interesantes a medida que te acercas: nidos de pájaros, frutos, corteza, tronco, aros alrededor de la madera, hormigas y raíces por debajo de la superficie que lo sustentan.

Las raíces de la culturaLos árboles se forman durante varios años por el lento y constante impacto de su ambiente (viento, lluvia, sol, nutrientes, etc.), tal como lo hacen las personas por su familia, su alimentación, el medio ambiente, su educación, etc. Los árboles cambian año tras año (dejando caer sus hojas, perdiendo ramas y generando nuevas), pero aun así son esencialmente lo mismo a lo largo del tiempo. Las culturas y los individuos también pueden adoptar períodos de cambio intenso, pero de alguna manera permanecen esencialmente iguales a lo largo del tiempo. Todos los árboles necesitan luz del sol, aire y agua tal como los humanos tienen necesidades básicas cómo comida, techo, vestimenta; y otras necesidades tales como relaciones de varios tipos, un sentido de propósito y así sucesivamente. Como un árbol, la cultura puede cambiar su apariencia más fácilmente en las hojas y ramas, adaptándose a las exigencias y desafíos que se van presentando. Y a pesar de esto, un pino va a ser siempre diferente de un roble tal como los rusos siempre serán diferentes de los argentinos.

Por supuesto que las culturas cambian. Pero también conservan ciertos rasgos a lo largo de las décadas y los siglos. No podemos escapar a estas fuerzas culturales aparentemente conflictivas y necesitamos adaptarnos si queremos sobrevivir y triunfar en ellas. Japón es un excelente ejemplo de cómo ha cambiado drásticamente una cultura en algunas maneras en los últimos 50 años (más individualizada, menor lealtad de los empleados a sus empresas, etc.), pero que aún conserva tradiciones y muchos rasgos culturales de más de 1000 años de antigüedad, como lo son la armonía, el concepto de cara, la jerarquía, etc.

¿Qué piensas sobre la cultura de tu país? ¿Crees que se encuentra en una etapa de cambio y adaptación o permanece más estática?

386

También te puede interesar

4 comments on “Si la cultura de un país fuese un árbol…

sin saber que existía este blog, solo quise buscar por Internet , para saber si no estaba equivocada esta reflexion mia: la cultura es como un árbol.¡que coincidencia! por que tengo que hacer un trabajo para la universidad sobre cultura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *