Países Bajos en la lupa: Igualdad por debajo del mar

Los Países Bajos es un país cuyo territorio se encuentra formado por tierras (lands) bajas (neder) de las que aproximadamente una tercera parte se encuentran por debajo del nivel del mar. Muchas áreas están protegidas de las inundaciones por diques y muros, y gran parte del territorio se le ha ganado al mar. También se lo suele denominar equivocadamente “Holanda”, nombre de su región histórica más influyente o relevante situada en la parte occidental del país. Su idioma también es conocido tradicionalmente, por extensión, como holandés, aun cuando su nombre oficial es neerlandés.

Históricamente, los Países Bajos han sido una potencia mundial. De hecho, llegaron a ser el tercer país europeo en establecer un imperio global colonial fuera de Europa continental entre los siglos XVII y XX. Y por supuesto, no estuvieron ajenos al proceso colonizador de América Latina. Róterdam es el puerto europeo más grande y Ámsterdam la capital financiera y empresarial del país. También destaca su larga tradición en generar grandes pintores. Durante el siglo XVII se destacaron los maestros holandeses Rembrandt, Vermeer, Steen y Ruysdael. Durante los siglos XIX y XX, Van Gogh, Mondrian, y Escher se hicieron famosos.

Los holandeses son también conocidos por su tolerancia y su franqueza. Como muchos otros países europeos, su población está envejeciendo, lo cual pone mucha presión en el sistema de bienestar social.

Sociedad igualitaria

Las bicicletas en los Países BajosEn una sociedad igualitaria como la holandesa, todas las personas tienen los mismos derechos y son tratados equitativamente en iguales circunstancias. Incluso los niños son criados sin sesgos de géneros por ejemplo. El CEO de Shell o el alcalde de Ámsterdam serán multados si no pagan el estacionamiento cuando deben o si no limpian la suciedad que deja sus perros en la calle. Un CEO se sirve su propio café en el trabajo. El primer ministro suele ir a trabajar en bicicleta tal como lo hacen muchas otras personas. Los hijos de Máxima Zorreguieta, la futura reina del país, asisten a una escuela pública regular. Por más que uno tenga una posición con mucha responsabilidad, no se puede esperar obtener derechos especiales o un trato particular.

Esto puede confundir a los extranjeros que visitan organizaciones holandesas, ya que es difícil distinguir quienes son los superiores cuando no existen formalidades específicas con respecto a las jerarquías. Todos los empleados tienen el derecho a dar sus opiniones. El estilo de comunicación holandés también es muy informal y directo. El respeto no se obtiene a través de formalidades, del trabajo o de títulos académicos, sino a través de la credibilidad profesional.

¿La libertad y la confianza duermen en la misma cama?

En los países bajos sí. La libertad de expresión, la eutanasia, el uso de drogas suaves, etc., son libertadas aunque estén estrictamente reguladas. Existen regulaciones, procedimientos y permisos para prácticamente todo. Necesitas un permiso hasta para cortar un árbol en tu propio jardín por ejemplo. Todas estas regulaciones buscan proteger a los individuos y a las empresas. Por más que hagan más lentos los procesos de negocios, también inspiran confianza.

Como cualquier otro país del norte de Europa, los holandeses confían en el correcto funcionamiento de sus instituciones y del gobierno. El favoritismo y los sobornos son castigados severamente. Es la confianza en la ley lo que define el clima social y económico como amable y predecible.

Sobra sobriedad

Lejos del brillo y el glamur que detenta el paseo anual en el carruaje de oro de los monarcas, las extravagancias en los Países Bajos suelen percibirse como un derroche. Esta sobriedad o rechazo de la abundancia y los excesos se remontan a las varias formas de Protestantismo de los países de Europa del norte en el siglo XVI. Cada individuo debía ganarse su propia salvación a través de la moderación, la honestidad y el trabajo duro.

No les gusta las demostraciones de riqueza ya que de alguna manera, van en contra de sus creencias igualitarias. Prefieren un auto sólido como un Volkswagen por encima de una pieza de arte como un Lamborghini. Muchos prefieren tener más días de vacaciones que un salario más alto. A veces las parejas deciden que sólo uno de ellos trabaje durante los primeros años luego de tener un hijo. Una buena vida por encima del lujo de dos salarios. Incluso la familia real no se destaca por la extravagancia y por gastar profusamente. Sus gastos son siempre escrutados por la gente.

Y como se enorgullecen de ser organizados y disciplinados en sus vidas sociales, las invitaciones suelen extenderse con suficiente antelación al evento. Si alguien llega con un invitado inesperado a una cena, puede causar mucha incomodidad entre los anfitriones holandeses.

¿Cuál es tu experiencia en la interacción con holandeses?

Autores: Marcelo Baudino & Eleonore Breukel directora de Intercultural Communication

Estas son algunas “generalizaciones” que pueden ayudarte a comprender mejor el comportamiento que ves y observas. Aunque las generalizaciones pueden ser útiles y aplicables, también pueden ser incorrectas y perniciosas. Estas características pueden variar significativamente entre varios individuos, grupos y culturas en los Países Bajos. No asumas que describen a todos los holandeses.

224

También te puede interesar

3 comments on “Países Bajos en la lupa: Igualdad por debajo del mar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *