Que la luna de miel no termine antes de tiempo

Acabas de desembarcar en lo que quizás sea la experiencia de tu vida. La decisión de dejar atrás a la familia, a los amigos y a la vida que habías creado según tus hábitos y rutinas, no fue nada fácil. Sin embargo te encuentras sumamente emocionado por todas las oportunidades que te esperan. El contexto alrededor tuyo es estimulante. Hay todo un mundo nuevo por explorar tan solo al cruzar la puerta de tu nuevo hogar. La gente es muy amable y acogedora y te hacen sentir especial. A pesar de que te tome un poco de tiempo acostumbrarte a algunas cosas, todo es verdaderamente muy interesante. ¡Acabas de convencerte de que tomaste la decisión correcta al aceptar esta asignación internacional, y de que todo el sacrificio y esfuerzo previo valió la pena! Comienzas a pensar que todas aquellas historias que has escuchado del shock cultural y depresión fueron tan solo exageraciones. Claramente no es algo que te pasará a ti.

Esta situación refleja la vida de muchísimos expatriados en sus primeras semanas en el extranjero. Llamar “Luna de Miel” a la primera etapa del ciclo de adaptación del expatriado no puede ser más acertado. Por lo general, las personas relacionan a la luna de miel con el amor, la felicidad, el romance y otras emociones positivas. Sin embargo, a placer de los más cínicos, nada suele durar para siempre, y la luna de miel, por más deslumbrante que sea, terminará concluyendo algún día. Esta etapa de aventura y descubrimiento no dura para siempre pero debe ser aprovechada para que el expatriado se prepare adecuadamente para enfrentar los desafíos de integración cultural que se avecinan.

Los primeros meses en el nuevo país suelen ser sumamente ocupados para cualquier expatriado. Prácticamente no disponen de tiempo para pensar en lo que se dejó atrás en la antigua vida. Las diferentes formas de hacer las cosas les encantan y les resultan exóticas. Ni siquiera han tenido el tiempo de encontrarlas frustrantes. Esos sentimientos positivos de descubrimiento y emoción pueden durar varias semanas e incluso meses. De hecho, todos podemos tolerar las diferencias culturales por algunas semanas, el tiempo de unas vacaciones extendidas y quizás algo más. Sin embargo, varias semanas de estímulos desconocidos terminan calando dentro de la piel del expatriado. Eventualmente comienzan a darse cuenta de que estarán en ese contexto exótico por un largo tiempo, y de que todas esas diferencias que habían estado disfrutando porque eran tan fascinantes, ahora constituyen parte de su vida diaria. No están regresando a casa, esta es su nueva casa.

El ciclo de adaptación del expatriadoLa relevancia de la siguiente etapa del ciclo de adaptación, el Shock Cultural, amerita toda la atención por parte del expatriado, ya que esta puede determinar el éxito o fracaso de una experiencia internacional. Es durante la etapa de la Luna de Miel dónde debemos prepararnos para enfrentar al Shock Cultural de la mejor manera. Lamentablemente, es la misma emoción y necesidad de descubrirlo todo ya mismo, lo que ocupa el tiempo de los expatriados y les impide prepararse adecuadamente. A continuación te ofrecemos algunas acciones que puedes poner en marcha durante esta estupenda etapa para evitar que el amor se apague de pronto:

  • ¡No te desesperes! Invierte algo de tiempo en descansar, reagruparte y crear un sistema de apoyo en amigos locales y actividades de integración.
  • Es fundamental establecer algunos objetivos profesionales y personales para tu asignación internacional.
  • Escribe una lista de deseos: ¿A dónde te gustaría ir? ¿Qué te gustaría visitar? ¿Qué te gustaría aprender antes de que sea tiempo de regresar a tu país?
  • Trabaja con un coach/consultor intercultural que te ayude a preparar un plan de integración cultural que facilite la adaptación al nuevo país.

Si utilizas positivamente la energía de la etapa de la Luna de Miel del expatriado para prepararte, habrás minimizado el impacto negativo de la siguiente etapa y lograrás meterte en una rutina productiva que te permitirá avanzar por las siguientes etapas del proceso de adaptación a tu nueva cultura.

¿Te sientes identificado con los sentimientos que surgen en la etapa de la luna de miel del expatriado? ¿Qué hiciste para prepararte durante esta etapa?

Artículos relacionados:

  1. Los 7 hábitos del expatriado feliz
  2. A una burbuja de distancia
  3. 10 tipos de expatriados para una misma experiencia
155

También te puede interesar

3 comments on “Que la luna de miel no termine antes de tiempo

Hola @ Todos! Hace 7 meses que me volvi a la Argentina luego de 30 anios, con un trabajo que consegui desde Alemania, como Coordinadora de un proyecto que me encanto! Los meses pasaron sin descanso y sin tiempo ni de informarme sobre como hacer para instalar la internet donde vivo! Al estar aca, muchas cosas cambiaron y eso lamentablemente se termino. Apenas conoci Puerto Madero y la Reserva! Sin embargo, volvi a decidir algo que nunca hice: tomarme vacaciones! Pase unas semanas en Uruguay. Ahora, lejos del desespero, invierto algo de tiempo en descansar, en reagruparme con amigos del barrio y familia, en crear un sistema de apoyo en amigos locales tambien del barrio (https://www.facebook.com/sopita.ropita.7) y actividades de integración como con las clases de tango!
Para mi es fundamental establecer algunos objetivos profesionales y personales para mi asignación internacional, por eso estoy aqui en este sitio y … Encontre vuestro input! Estoy en buen camino, con los pies en la tierra y estoy muy feliz en poder reconfirmarlo, ja! Ya me fui a conocer la calle Jujuy donde los electrodomesticos; buscando eneldo fresco (Dill, condimento) conoci algo del Barrio Chino; me fui a pasear por Belgrano; andube por la feria de La Recoleta y en este feriado conocere, entre otros, Las Canitas con gente que conoci via evento intercultural (http://www.internations.org/).
Muchas gracias por vuestro trabajo, suerte!
Saludos,
Alina Graffmann

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *