Haciendo negocios en un campo “culturalmente” minado

En uno de los artículos de ICEBERG utilizábamos la analogía de las “minas explosivas” para describir a los choques culturales que suelen suceder muy frecuentemente en los negocios internacionales. Ocultas, imprevistas y peligrosas, son capaces de dañar en un instante una relación de negocios que tomó mucho tiempo en desarrollarse. Y aunque estas minas culturales ocupen sólo la parte evidente de las diferencias culturales representadas en el ICEBERG de la cultura, es importante que como empresarios globales podamos identificarlas y tomar los recaudos necesarios para evitarlas.

Un sitio web publicó un resumen muy interesante sobre algunas de las peores minas culturales que andan diseminadas por el mundo y que hacen estragos entre los empresarios globales desprevenidos:

Tocar a alguien o no hacerlo
El espacio personal varía entre distintos países. En algunos países de América Latina o del Mediterráneo, si evitas el contacto físico durante una conversación o si no saludas con un beso o un abrazo, quizás seas considerado como “frío” o “distante”. Pero una palmadita en la espalda de alguien que no es miembro de la familia o un buen amigo en corea, puede ser algo totalmente incómodo. En Tailandia por ejemplo, la cabeza se considera sagrada, por lo que nunca acaricies a un niño en la cabeza. En muchos países, una exhibición de afecto entre géneros no siempre es considerada adecuada.

Dónde prestar especial atención: Parte de Europa, Tailandia, China, Corea, el Medio Oriente, etc.

Mirar a los ojos… o no hacerlo
Para algunas culturas, no hacer contacto visual puede ser considerado evasivo, indiferente o débil. Pero ten cuidado de cuánto tiempo sostienes la mirada en otros países. En algunas naciones asiáticas, un contacto visual prolongado será incómodo para los locales, por lo que no te sorprendas si te encuentras negociando con alguien  que no te mira directamente a los ojos. Si vas a brindar con amigos en Alemania, tus ojos tienen que encontrarse con los de ellos, de lo contrario, según una superstición alemana, ambos tendrán 7 años de mala suerte en la cama.

Dónde prestar especial atención: Corea, Japón, Alemania

Sonarse la nariz
Para algunas culturas es de mal gusto sonarse la nariz en público y especialmente durante las comidas. A los chinos y los japoneses les repela la idea del pañuelo. En Francia y en algunos países orientales, si te encuentras cenando y necesitas descargar tus fosas nasales, discúlpate y dirígete al baño más cercano. Esperemos que no llegues con un resfriado a una cena de negocios!

Dónde prestar especial atención: Japón, China, Arabia Saudita, Francia

Sacarte los zapatos… o no hacerlo
Si te invitan a una cena en Londres y te sacas los zapatos en la puerta de ingreso, el anfitrión posiblemente te considere un incivilizado. Sin embargo, si no lo haces al entrar a una casa en Asia, Hawái o las Islas del Pacífico, se te considerará irrespetuoso. No sólo que entrar a una casa sin zapatos evita de manera práctica que la tierra y la suciedad se queden afuera, sino que también es un signo de dejar atrás al mundo exterior.

Dónde prestar especial atención: Hawái, Corea, China, Tailandia, etc.

Tomando vodka en RusiaTomar alcohol de la manera incorrecta
Cada cultura tiene sus propias tradiciones cuando se trata de tomar alcohol en los negocios. No tomarte un shot de vodka en Rusia, te alejará de la posibilidad de impresionar positivamente a tus potenciales clientes. Llena tu vaso de vino en Francia sin ofrecer más al resto de la mesa y habrás pisado una mina cultural. En algunos países de religión islámica, existe una prohibición en el consumo de alcohol.

Dónde prestar especial atención: Rusia, Francia, Medio Oriente, Malasia.

¿Más minas culturales? El siguiente video te muestra 10 formas sorprendentes de ofender a la gente en otros países: Ver video.

¿Has pisado algunas de estas minas culturales en tus experiencias internacionales? ¿Cuáles otros errores culturales agregarías a la lista?

282

También te puede interesar

1 comment on “Haciendo negocios en un campo “culturalmente” minado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *