Las 6 “C’s” de la colaboración en equipos virtuales

Hoy en día muchas organizaciones dependen del buen desempeño de sus equipos virtuales. Y aunque la mayoría de estos tienen acceso a las herramientas tecnológicas que necesitan, sus resultados están por debajo de lo esperado. A pesar de la existencia y utilización de todas las conectividades de banda ancha (telepresence, mensajería instantánea, video conference, etc.), los equipos virtuales, simplemente no han logrado conectarse.

Los resultados de una encuesta realizada por Terence Brake, presidente de TMA World (Transnational Management Associates), muestran que el 97% de los participantes han afirmado que los equipos globales virtuales son muy importantes o extremadamente importantes para la competitividad de su organización, y a su vez, un 82% estuvo de acuerdo en que su desempeño era bajo o simplemente moderado. Sólo un 6% afirmó alcanzar resultados sobresalientes en sus equipos globales. Lo cual sugiere una brecha importante y un gran camino por recorrer en el establecimiento de equipos globales efectivos.

Trabajar en equipos virtuales es una actividad realmente desafiante debido a las distancias, ya sean geográficas, culturales o lingüísticas. Si no se trabaja en lograr una conexión real entre los miembros, los equipos pueden caer en 3 grandes trampas:

En primer lugar, el aislamiento, que surge como resultado de un contacto reducido, relaciones sociales restringidas, dificultad para construir confianza y menor sentido de pertenencia al equipo.

En segundo lugar, la fragmentación, que surge de la falta de claridad en el propósito, roles y responsabilidades, sumado con la incertidumbre acerca de la toma de decisiones y el abandono de la búsqueda de un territorio común.

Y en tercer lugar, la confusión como resultado de demasiada o poca comunicación, comunicación imprecisa, supuestos conflictivos, ausencia de un contexto común, y la falta de comprensión del contexto de cada miembro del equipo. Aunque estos aspectos también implican un riesgo en los equipos presenciales, la distancia y el contacto reducido tiende a magnificarlos significativamente.

Para hacer frente a estos desafíos es importante generar en los equipos virtuales altos niveles de compromiso, cohesión y claridad. Para ellos, Terence Brake ha desarrollado y propuesto un modelo llamado “Las 6 C’s de la colaboración global”. Según Terence, la colaboración global es el aspecto crítico para el éxito de los equipos globales, y sólo puede lograrse mediante un alto desarrollo de las siguientes “C’s”:

0
Cooperación:
Trabajar en el desarrollo y mantenimiento de relaciones de confianza es fundamental para crear puentes entre las distancias y las diferencias culturales, y a su vez, para fomentar el desarrollo de una mentalidad cooperativa basada en la ayuda mutua.

Puedes descargar la Guía para construir confianza en equipos globales para aprender cómo mejorar la confianza con tus compañeros de equipo y fomentar la colaboración.o.o

Convergencia: Establecer un objetivo claro y realmente compartido por todos los miembros del equipo, es uno de los primeros pasos en la creación de equipos virtuales efectivos. Es indispensable además que todos sepan en qué dirección ir y compartir un mismo conjunto de prioridades.

Coordinación: En la virtualidad, es necesario hacer un mayor esfuerzo  para lograr que el equipo trabaje de manera coordinada. Es importante alinear el trabajo a través de roles y responsabilidades claramente definidas, así como herramientas, procesos y métodos.

Capacidad: Aprovechar los conocimientos, habilidades y experiencias de todos los miembros, es una de las oportunidades más valiosas que tienen los equipos virtuales para aumentar la capacidad del equipo en su conjunto.

Comunicación: Más allá de un simple intercambio de información, la capacidad para generar acuerdos verbales y escritos cuyo entendimiento sea compartido por todo el equipo es fundamental. Es importante que cada miembro del equipo tenga la habilidad de comunicarse de manera explícita y no esperar que otros lean su mente.

Inteligencia Cultural: Como dice Anais Nin, recordar que “no vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos”, es la base para poder integrar las diferencias culturales dentro del equipo y convertirlas en una fortaleza competitiva. Es importante que todos los miembros del equipo sean conscientes del impacto que las diferencias culturales tienen en su desempeño y en el del resto del equipo, que sean lo suficientemente sensibles a las diferencias culturales y que sean lo suficientemente competentes para actuar y comunicarse con inteligencia cultural, para luego trabajar en la creación de una tercera cultura que potencie significativamente los resultados del equipo.

 ¿Qué está haciendo tu empresa para que sus equipos virtuales puedan alcanzar un 100% de desarrollo en cada una de las 6 C’s? 

 

Sobre la autora:


round Shirley

Shirley Saenz
Intercultural Trainer en Iceberg Cultural Intelligence. Viajera y emprendedora con alma multicultural. Comprometida por una mejor comunicación entre personas de diferentes culturas.
Ver otros artículos de Shirley Saenz >>
CTA equipos globales

566

También te puede interesar

5 comments on “Las 6 “C’s” de la colaboración en equipos virtuales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *