Mentoring intercultural: Una nueva herramienta para el desarrollo de habilidades interculturales

Por su excelente trayectoria profesional, una compañía multinacional seleccionó aun mexicano para participar de una asignación internacional en Argentina. Una vez en el país, RRHH le asignó un mentor local, un gerente argentino, con el objetivo de facilitar su adaptación a la nueva oficina y potenciar su desarrollo. Sin embargo, a las semanas de iniciado el proyecto, su mentor se comunicó con RRHH ya que estaba sumamente frustrado con su mentee: “Esta persona no tiene ninguna motivación, carece de iniciativa y tiene un gran problema para tomar decisiones rápidas… no entiendo por qué fue seleccionado para venir al país”, se quejaba. Por su parte, el mexicano cuestionaba seriamente las habilidades de liderazgo de su mentor… Una gran oportunidad de desarrollo se estaba desperdiciando…

Los programas de mentoring, que básicamente consisten en encontrar un líder o una persona con mayor experiencia para dar consejos y transferir su conocimiento a un profesional más junior o con menos experiencia, han tenido resultados importantes en el desarrollo de los recursos humanos de muchas empresas a nivel mundial. De hecho, esta práctica ha tomado especial relevancia en los últimos años con el aumento de profesionales en asignaciones internacionales y la creación de equipos multiculturales.

Este nuevo contexto multicultural en el que viven las empresas hoy en día, ha creado la necesidad de desarrollar profesionales que sean capaces de interactuar efectivamente con sus colegas de diferentes culturas, superar las barreras que pueden surgir de las diferencias culturales y transformar las mismas en una ventaja competitiva para sus equipos. Existen varias prácticas que facilitan el desarrollo de la competencia intercultural en las organizaciones, y justamente el mentoring intercultural, ha sido identificado como una de las herramientas de mayor impacto para desarrollar Inteligencia Cultural en los diferentes niveles de la organización.

Una investigación de Shawn Carraher, Sherry Sullivan and Madeline Crocito, realizada con profesionales en asignaciones internacionales, demostró que quienes han tenido mentores locales, han logrado mejorar su efectividad intercultural y rendimiento, y alcanzar un mayor éxito en su carrera profesional. Las relaciones mentor/mentee que involucran nacionalidades diferentes, permiten que surjan diferentes posturas en la interacción, y que los comportamientos del mentee sean analizados e interpretados por al menos dos lentes culturales. Por esta razón, el mentoring intercultural constituye hoy una gran oportunidad de desarrollo profesional e intercultural, tanto para los mentee como para los mentores.

No obstante, el mentoring a nivel intercultural, el cual involucra personas de diferentes culturas en la relación, plantea desafíos únicos. Tanto el mentor como el mentee traen a la relación valores y supuestos diferentes dados por sus culturas diferentes, por lo que los mentores se ven enfrentados a una serie de comportamientos y expectativas que pueden frustrar sus estrategias, y ocasionar resultados contrarios a los esperados en la relación, como de hecho sucedió en la situación que planteamos al inicio del artículo. Por esto es importante que los mentores, y en especial, el equipo que esté a cargo de la construcción y coordinación de un programa de mentoring en tu compañía, tengan en cuenta los siguientes puntos:

  1. Desarrollar en los mentores de la organización al menos una base de consciencia cultural y comprensión del impacto que tendrán las diferencias culturales en los diferentes encuentros que ocurrirán entre el mentor y el mentee.
  2. Generar una discusión abierta entre el mentor y el mentee acerca de las diferencias culturales que posiblemente surgirán durante la relación y que harán parte del proceso. Es importante compartir las expectativas de ambas partes e incluso negociar los roles en la relación.
  3. El mentor debe estar realmente dispuesto a comprender “el mundo” de su mentee y escuchar sus perspectivas y puntos de vista. Si bien es muy importante conocer las diferencias culturales generales que se pueden encontrar entre un país y otro a través de modelos con generalizaciones objetivas, es fundamental que el mentor tenga siempre presente que las tendencias culturales no describen rasgos personales de los individuos, y evite caer en estereotipos y hacer evaluaciones equivocadas acerca del mentee.
  4. El mentor debe ser lo suficiente culturalmente inteligente para identificar, comprender, y sobretodo, saber cómo actuar ante los diferentes valores culturales que el mentee puede traer a la mesa. Por ejemplo, En las sociedades colectivistas, como la china, japonesa, colombiana, ecuatoriana, entre otras, la armonía es un valor clave. La confrontación personal normalmente se considera como un acto inadecuado. Por lo general se evita decir “no”, ya que esto implicaría una confrontación. Un mentee de una cultura colectivista no se atrevería a contradecir a su mentor. Aunque puede manifestar su acuerdo, no necesariamente implica, desde la perspectiva del mentee, ningún compromiso real.

¿Has participado en algún programa de mentoring intercultural?, ¿Qué desafíos interculturales han encontrado en la relación y cómo los han abordado?

397

5 comments on “Mentoring intercultural: Una nueva herramienta para el desarrollo de habilidades interculturales

Marcelo Favre

En la transferencia de conocimientos a través de una mentoría pueden intervenir factores interculturales en las tres fases necesarias del aprendizaje: En los contenidos a transmitir (Qué), en el proceso de enseñanza (Cómo), y en las condiciones de la mentoría (Quién, cuando, dónde). Estando generalmente claros los contenidos, se presentarán problemas a la hora de elegir el método (No en todos los países se sigue el mismo esquema de enseñanza y estudio) y sobre todo en las condiciones, pues la personalidad del mentor, el momento y el lugar elegido pueden no ser siempre adecuados. Formar esta pareja de mentor y aprendiz es tarea de alguien muy bien preparado en filosofía del aprendizaje y por supuesto en inteligencia cultural.

Participé en un proyecto europeo en el que hicimos una colaboración entre empresas, estudiantes y universidades a propósito del mentoring cultural. Lo mejor fué la experiencia de hacer algo para mejorar la gestión de recursos humanos en la empresa cuando tienes que gestionar diversidad de personas. Aunque ya ha finalizado os dejo el link por si os interesa:
http://skill2e.fh-salzburg.ac.at/index.php?id=36

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *