5 consejos para descifrar y manejar comunicaciones indirectas

Cristián es un excelente profesional brasileño que hace un año fue enviado a liderar la oficina de una importante multinacional en Colombia. Sin embargo, aún no ha logrado construir una dinámica de trabajo efectiva con su equipo local. No ha podido obtener la colaboración que espera, ni entender las comunicaciones indirectas de los colombianos. Además, cinco perfiles muy valiosos para la compañía abandonaron el equipo en menos de seis meses, pensando que Cristián no es un buen líder, que pone muchas barreras y que tiene un estilo demasiado brusco.

Existen muchas culturas en el mundo que evitan cualquier tipo de confrontación en el trabajo. En especial en algunos países de Asia, cómo Tailandia, Filipinas o China, y también en algunos países latinoamericanos como Ecuador o Colombia. Por lo general, cuando se está negociando un acuerdo en este tipo de culturas, el primer compromiso verbal que se establece entre las partes, es principalmente una muestra de respeto, de interés en la relación, y en ocasiones, una forma de evitar un potencial conflicto. Así como en el caso de Cristián, muchos gerentes alemanes, estadounidenses y de otras culturas que tienden a comunicarse y manifestar sus opiniones de manera relativamente directa, chocan con este aspecto cultural al ser asignados para liderar oficinas en países con culturas que se comunican de manera más indirecta.

Aquellas personas que son de culturas de comunicación directa, perciben la confrontación, la franqueza y la objetividad en el trabajo como algo primordial para el éxito profesional. Sin embargo, este estilo puede ser percibido como irrespetuoso, grosero, arrogante y hasta imponente, lo que ocasiona resistencia y falta de colaboración. Adaptarse parar lograr un equilibrio, comunicarse de manera indirecta, y sobretodo poder leer entre líneas los mensajes de las culturas indirectas, es una habilidad que se desarrolla con práctica y el tiempo. A continuación te compartimos algunos consejos que pueden ayudar a mejorar el entendimiento en el trabajo con culturas de comunicación más indirecta a la tuya.

  1. Desarrolla una relación cercana y de confianza: Un estilo de comunicación indirecto por lo general corresponde a la prioridad que algunas culturas le dan a las relaciones interpersonales, sobre del manejo del tiempo o de la realización de las tareas en sí. Por lo tanto, en este tipo de culturas, es importante invertir en el desarrollo de relaciones de confianza para lograr mayor colaboración de la otra parte y comprender mejor sus mensajes.
  2. Busca una tercera parte: Como la confrontación es evitada, puesto que puede afectar la relación interpersonal, y por ende el trabajo; trata de averiguar con terceros, (cercanos a tu contraparte), si ésta está de acuerdo o no con lo que has propuesto.
  3. Pregunta la misma cosa de distintas maneras: Realiza preguntas abiertas y espera también respuestas abiertas. Pide opiniones y análisis de la situación para conocer realmente lo que tu contraparte está pensando.
  4. Escucha lo que no se ha dicho: Presta mucha atención al lenguaje no verbal y a la interpretación que se le da al mismo dependiendo de cada cultura.
  5. Deja de lado la tecnología: No utilices emails o teléfonos para verificar un acuerdo o la comprensión de temas importantes y complejos. Sólo si lo haces en persona, podrás sacar provecho de los cuatro consejos anteriores.

Es a través de nuestra comunicación que las diferencias culturales con nuestros colegas de otros países salen a flote. Y es a través de la adaptación ésta, que podemos gestionarlas y evitar que se conviertan en una barrera para nuestro éxito profesional y el de nuestra empresa.

¿Qué otras maneras existen para mejorar la efectividad al trabajar con culturas que se comunican de manera diferente?

445

También te puede interesar

4 comments on “5 consejos para descifrar y manejar comunicaciones indirectas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *