De amores interculturales

Las relaciones de pareja interculturales que hemos experimentado la mayoría de nosotros, son las relaciones entre personas del sexo opuesto. Si las diferencias culturales dadas por el género, hacen que a veces parezca que hombres y mujeres venimos de planetas diferentes, ¿te imaginas cómo se multiplican estas diferencias cuando te enamoras de alguien de un país diferente?

La globalización y la movilidad internacional que vivimos hoy en día, hace que cada vez sean más comunes los amoríos interculturales. De hecho, en las grandes ciudades cosmopolitas, este hecho se ha convertido en la regla general. Y es que es una situación que a muchos nos atrae y que implica mayor incertidumbre, un sentido de aventura y un desafío gigantesco. Aprovechando la época de los enamorados, que por cierto sucede en diferentes épocas del año en cada país, te presentamos algunos aspectos que debes contemplar en tus coqueteos o demostraciones de amor con otras culturas:

¿Cómo mostrar interés?

Que tan directo o indirecto deberías ser cuando quieres acercarte a alguien que te gusta difiere bastante entre culturas. En culturas de comunicación indirecta, en las que los mensajes son decodificados en base al contexto, y no en base sólo a las palabras dichas, como China o Tailandia, las personas se comunican a través de sugerencias indirectas e insinuaciones. Mientras que en otras culturas como la sueca o la alemana, hasta los deseos más íntimos se expresan directa y claramente. Recuerdo un amigo estadounidense que interesado en una mujer Iraní, se le acercó y se presentó, en un evento de solteros. Ella sonrió, se disculpó y volvió con sus amigas entre risas y murmullos. Él lo tomo como un rechazo y fue a conocer otras chicas, mientras ella se sentía ofendida al esperar que su reacción fuera la opuesta.

¿A quién ofrecer regalos?

En culturas de orientación individual como Estados Unidos o Canadá, los rituales de cortejo están especialmente dirigidos a la persona que te interesa. Mientras que en sociedades más colectivistas, tus esfuerzos deben estar enfocados en la familia. Hermanos, padres, abuelos, y hasta ancestros dependiendo del grado de colectivismo. En muchas culturas, la aprobación de los padres sobre la relación es de vital importancia, tanto, que surgen conversaciones con los padres acerca de la relación. Mientras que en culturas más individualistas, pueden pasar muchos meses sin que los padres se enteren de las parejas de sus hijos, y cuando lo hacen, no intervienen en lo absoluto, ya que no es su asunto.

¿Qué impresión dar?

En las culturas que respetan y valoran las jerarquías, como China o Colombia, son importantes las demostraciones de estatus para ganar credibilidad. Se espera una presentación personal acorde siempre a la ocasión, vestimenta y accesorios de importante valor comercial. Y por supuesto, el ofrecimiento de regalos extravagantes y de alto valor. En otras culturas más igualitarias, este comportamiento es percibido como superficial y presuntuoso.

¿Quién paga la cuenta y cómo se gasta el dinero?

En las culturas donde las diferencias de los roles de género son prácticamente nulas, como en Noruega o Suecia, las cuentas se dividen por igual. En culturas donde las diferencias en los roles de géneros son importantes, y donde el hombre debe representar un rol de caballero y galán, por lo general es siempre quien está a cargo, y sería un fracaso total para el proceso de conquista, si él le sugiere a ella, que dividan la cuenta.

Si de repente viene familia o amigos de nuestra pareja de visita, en las culturas enfocadas a las relaciones, grupales y jerárquicas, no importa cuánto se gaste en comida y bebida (aunque se tenga poco), para que los visitantes se sientan bien atendidos. Al mismo tiempo, si estos visitantes son de culturas que valoran más la informalidad, prudencia y practicidad, pueden sentirse supremamente incómodos por los gastos excesivos. La hospitalidad tiene definiciones un nivel de importancia que varía entre culturas.

¿Por qué estar juntos?

Muchos amigos indios nos cuentan que los matrimonios arreglados en sus países son mucho más exitosos que los  matrimonios “románticos” o por amor. Y esto es por las diferentes ideas fundamentales y valores que existen alrededor de un matrimonio. En las culturas que son de orientación al individuo, el propósito de un matrimonio es la felicidad de la pareja. Mientras que en culturas de orientación grupal, como India e propósito del matrimonio es el bienestar de la familias.

Estar de amores Interculturales es divertido y complejo. Pero vale la pena en la medida que logremos negociar y conciliar las diferentes expectativas y crear las propias reglas del juego. Es cuestión de amar con un poco de Inteligencia Cultural.

¿Has tenido amores de otras culturas?, ¿Qué ha sido lo más desafiante?

227

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *