¿Es realmente relevante la formación intercultural hoy en día?

Al igual que le sucede a muchos interculturalistas, es común que se nos pregunte sobre la relevancia de formación intercultural para las organizaciones globales o para un equipo de trabajo multicultural. Al ser una actividad relativamente nueva, no es algo que sorprenda. Aun cuando la mayoría acepta la influencia que la cultura tiene en los negocios, en el trabajo y en otros ámbitos, todavía hay personas que lo niegan y que afirman que sólo es cuestión de tener un poco de “sentido común”. En definitiva, estamos hablando de un tema que es difícil de cuantificar y traducir en números.

Susan Salzbrenner, una interculturalista francesa, escribió un interesante artículo sobre la relevancia, hoy más que nunca, de la formación intercultural. Veamos algunos de sus argumentos más interesantes:

El mito de la globalización

Uno de los argumentos favoritos de los que subestiman las diferencias culturales, es el de afirmar que la globalización y la tecnología han “aplanado” al mundo y, por ende, no hay necesidad de formarse interculturalmente. Sin embargo, de acuerdo al “DHL Global Connectedness Index” un indicador del nivel de conectividad global basado en hechos y medidas objetivas, el mundo se encontraba menos conectado en el 2012 que en el 2007. Por lo tanto, las distancias y las fronteras todavía importan, con la mayoría de los problemas aun surgiendo más a nivel regional que intercontinental. El siguiente video TED, llamado “En realidad el mundo no es tan plano” revela este concepto.

El falso supuesto de la similitud

El hecho de que podamos contactar a cualquier persona de este mundo de manera tan simple, a través de un email, de Skype o de un tweet (y a veces hasta en el mismo idioma), nos lleva asumir que somos todos iguales. Sin embargo, gran parte de nuestra identidad social, aún está influenciada por el lugar donde crecimos, el idioma que aprendimos, dónde nos educamos, etc. Y esto impacta en nuestro punto de referencia para valores, creencias y actitudes. Por lo tanto, lo que nos parece normal a nosotros, quizás no suene tan normal para las personas con las cuales interactuamos en nuestro equipo multicultural o cuando viajamos al exterior.

La realidad de los hechos

Formación interculturalUna investigación realizada por la unidad de inteligencia del “The Economist” en el 2012, reveló que las “diferentes normas laborales” (49%) y las “diferentes tradiciones culturales” (51%) son percibidas como las amenazas más grandes para una colaboración internacional productiva. Como queda claro, las diferencias, aunque sean subliminales, aun constituyen un desafío empresarial de gran magnitud.

Para lidiar con estos temas, la buena noticia es que la formación intercultural ha demostrado ser una herramienta efectiva para mejorar el desempeño de equipos multiculturales y expatriados. A través del efecto de la construcción de habilidades cognitivas, los participantes de programas de formación intercultural pueden desarrollar una percepción apropiada de una cultura y establecer relaciones fructíferas con los profesionales locales.

Por lo tanto, invertir en un workshop o programa de formación intercultural para el personal con exposición internacional, no sólo contribuirá a minimizar las consecuencias de corto y largo plazo del fracaso de un proyecto regional o de una asignación internacional, sino que también ayudará a transformar a estos participantes en líderes globales y comprometidos.

¿Qué tan importante crees que es para un profesional global contar con habilidades interculturales? ¿Cómo podría beneficiarse tu compañía de una intervención de formación intercultural?

162

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *