Navegando en aulas multiculturales

Son muchos los profesores que han visto como sus aulas se han hecho cada vez más diversas. Ya no sólo enseñan a estudiantes de diferentes provincias o ciudades, sino que ahora su labor se ve altamente desafiada por la presencia de estudiantes de diferentes países, con diferentes idiomas, y con diferentes expectativas y costumbres en cuanto al desarrollo de un programa académico. Tales son los desafíos, que las frustraciones, por parte de alumnos y profesores, abundan. A continuación presentamos los 5 los desafíos más comunes a los que se enfrentan los profesores en aulas multiculturales:

  1. Diferentes supuestos acerca de la investigación y producción del conocimiento

Nick Knight un profesor de estudios asiáticos de una universidad en Australia, afirma que su expectativa de que los alumnos sean originales en sus investigaciones y de que tengan la habilidad para criticar el trabajo que hayan hecho otros, no puede ser la misma para con sus alumnos extranjeros. En varios países del este de Asia como China o Japón, el principio de mantener la armonía en la comunidad, hace que de los alumnos se espere que ratifiquen verdades ya aceptadas en lugar de desafiar el conocimiento ya existente. En las culturas confucianas, el fin de la lectura ha sido redescubrir lo que los sabios decían; y el rol de escribir era revelar esta verdad a una mayor audiencia, no cuestionarla. 

  1. Percepciones del poder y el estatus

La diversidad global y el (12)En sociedades como la canadiense o estadounidense, estudiantes y profesores están a un nivel similar dentro de la escala de jerarquías, mientras que en algunas culturas latinoamericanas y asiáticas, estudiantes y profesores están en niveles diferentes y cumplen determinados roles. Valores como la deferencia y el respeto por la autoridad, impiden que estudiantes de culturas más jerárquicas expresen su desacuerdo al profesor, desafíen su conocimiento y sean capaces de decir “no” ante a un requerimiento que crean que no les es posible responder.

Dichas conductas son, a su vez, las deseables y esperadas en culturas más igualitarias.

  1. La necesidad de save face

En culturas de orientación individual como la estadounidense, el concepto save face prácticamente no existe, por lo que es difícil llegar a imaginar o aceptar que estudiantes de culturas más grupales no se atrevan a formular preguntas de clarificación a sus profesores. Hacerlo provocaría un lose of  face a sus profesores, puesto que se daría a entender que el profesor no ha explicado lo suficientemente bien el tema. Por lo que la actitud del estudiante es tratar de solucionar sus dudas por sí mismo o pidiendo ayuda a un compañero.

  1. Diferentes estilos de comunicación

En las culturas que se prioriza un estilo de comunicación indirecto, la responsabilidad de comprender el significado intencional de un mensaje verbal está en el oyente. Por ejemplo, una estudiante japonesa en Argentina, puede pedirle a su profesor algunos consejos para conseguir trabajo, pero no decirle que en realidad vino para pedirle una carta de recomendación. Se asume que si el profesor considera que puede escribir una carta de recomendación, va a ofrecérselo. Este tipo de interacciones resultan bastante frustrantes para ambas partes, ya que el profesor no está preparado para “descubrir” el mensaje y el estudiante no está preparado para formular su pedido de manera directa o no sentirse decepcionado por no recibir la respuesta que espera.

  1. El respeto por las reglas

Hay culturas para las cuales las relaciones o las circunstancias y casos específicos, tienen prioridad respecto al cumplimiento estricto de las reglas. Ante el enunciado “el cupo máximo son 25 personas, la case está llena”, algunos estudiantes entrarán a negociar su cupo para entrar a la clase.

Hoy en día es crucial que tanto estudiantes como profesores, comprendan el rol de las diferencias culturales en la dinámica académica, y que desarrollen las habilidades para comunicarse de manera efectiva. Sin embargo, los profesores, en su rol de instructores, mentores y supervisores, tienen una mayor responsabilidad en el aprendizaje intercultural de sus estudiantes, y por ende, es importante que clarifiquen sus expectativas con los estudiantes, les expliquen las normas y códigos culturales no escritos, y les ofrezcan feedback de manera constante y culturalmente sensible.

¿Qué diferencias culturales has notado en tu clase?, ¿Qué acciones has implementado para reducir las brechas?

179

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *