Una mermelada de sabor no identificable

A la hora de pensar en quién tiene autoridad para hablar de negocios interculturales, uno suele pensar casi automáticamente en empresas globales, como Coca-Cola, Wal-Mart, McDonald’s, Starbucks, etc. Sin embargo, ¿siempre es este el caso? La respuesta es un rotundo no. De hecho, estas empresas han cometido y siguen cometiendo una innumerable cantidad de tropiezos culturales que dejan en evidencia la necesidad de seguir desarrollando habilidades interculturales en sus empleados de manera permanente. Lo mismo podíamos recomendarle a una de las empresas más emblemáticas de Argentina y con productos presentes en más de 120 países: Arcor.

Hemos presentado un gran número de artículos y casos que comprueban las profundas diferencias culturales y lingüísticas que existen entre los distintos países de América Latina, algunas de las cuales pueden generar problemas serios y costosos. En este caso, descubrí el siguiente producto de Arcor en las góndolas de un supermercado en Bogotá, Colombia, que refleja la baja sensibilidad cultural existente en una empresa que debería ser líder en el desarrollo de Inteligencia Cultural:

Mermelada de frutilla? o de fresa?

¿Notan cuál es el error cultural? Tan sutil como formidable, tan obvio como para sorprenderse, Arcor decidió no traducir el nombre de “frutilla” a “fresa” para evitar un nuevo empaquetado; o simplemente ignorando el hecho de que la palabra “frutilla” no existe en el español colombiano. No quiero dramatizar sobre este hecho, pero son justamente este tipo de acciones las que reflejan el verdadero compromiso “local” que tiene una empresa y su grado de sensibilidad cultural. Siendo una de las principales corporaciones argentinas y con una clara vocación internacional, resulta extraño encontrar este tipo de descuidos culturales en sus operaciones internacionales.

¿Qué piensas sobre este traspié cultural? ¿Crees que podría tener algún impacto negativo en la firma?

297

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *