5 simples beneficios de vivir en otro país

Sin una razón aparente, desde adolescente tenía muy claro que quería tener una experiencia internacional. Aún no la divisaba concretamente, ni el cómo y ni el dónde, simplemente sabía que quería vivir un tiempo de mi vida en otro país. Hasta que finalmente surgió una oportunidad, y al enterarme de la posibilidad de realizar un intercambio internacional de estudio en otro país, no lo dudé un segundo y me postulé para estudiar un semestre en la Universidad de Richmond, en el estado de Virginia, Estados Unidos.

Desde allí no paré y, una vez graduado, me mudé a trabajar a México, y luego a Suiza, y luego… y bueno, luego descubrí que esto era lo que quería hacer: lograr que otras personas y empresas descubrieran todas las oportunidades presentes en la diversidad global. Vivir e interactuar a nivel multicultural comenzó a ser algo definitivo en mi vida. Sin embargo, no fue hasta hace poco que me pregunté a mí mismo, ¿por qué tanta ansiedad por vivir en otro país? ¿Cómo podría explicar, de manera tangible, cuáles son los beneficios de tal experiencia? Entonces decidí escribir este artículo para explicar con mis propias palabras qué hay allá afuera, lejos de tu casa, que puede servirte a ti y a la humanidad:

  1. Te conoces mejor a ti mismo

Experiencias internacionales Parece irónico tener que viajar a un lugar desconocido, posiblemente muy lejos de tu casa, y por un largo tiempo, para finalmente descubrir a… ¡ti mismo! Pero así es, salir de tu zona de confort, donde ya te las habías arreglado para crear tu propia rutina, donde automáticamente sabías cómo responder ante una crisis, etc.; te ayuda a vértelas contigo mismo. Tal vez en un inicio no te gustes mucho, pero una experiencia internacional te obliga a conocerte, y quizás a descubrir aspectos de ti que no hubieses descubierto de no haber viajado nunca.

  1. Conoces mejor a tu propia cultura

Experiencias interculturales Esto me parece particularmente curioso y fue exactamente lo que me sucedió cuando vivía en Estados Unidos. ¿Cómo podía describir a los propios argentinos sin un mínimo marco de referencia para poder comparar? Es decir, ¿los argentinos somos individuales? Depende. ¿Los argentinos somos formales? Depende! ¿Los argentinos somos impuntuales? ¡DEPENDE! Haber vivido en otro país te ofrece la oportunidad de poder analizar a tu propia cultura en términos relativos, que es, en definitiva, la única manera de aprender de una cultura.

  1. Tu cabeza aumenta de tamaño

Experiencias interculturales Si pudiéramos pesar a la cabeza antes y después de una experiencia internacional, pero no en términos de masa, sino en términos de nuevas ideas y percepciones, sin duda el resultado sería sorprendente. Cuando te enfrentas al hecho de que otras sociedades tomaron otras decisiones sobre cómo organizar sus vidas y cómo lidiar con algunos dilemas existenciales, no te queda otra que aceptar la limitación de tus supuestos y entregarte a la grandiosidad de la diversidad cultural. En este punto quiero ser cauto, porque no todos somos o estamos lo suficientemente abiertos como para tener este tipo de revelaciones, pero confío en que si viajas a una temprana edad, tus oportunidades serán mucho más grandes.

  1. Desarrollas nuevas habilidades

Experiencias internacionales Otro beneficio más tangible, o al menos, directamente redituable; es el aprendizaje (o perfeccionamiento) de algunas habilidades que podrías necesitar en tu vida profesional. Por ejemplo, podrías aprender un nuevo idioma y hasta poder manejarlo naturalmente. También posiblemente te expongas a ideas, opiniones, impresiones, pensamientos, etc. diferentes al tuyo, que podrían repercutir en nuevos proyectos, iniciativas y hasta impulsar tu creatividad. Una vez que regreses a tu país, estás habilidades podrían posicionarte un escalón por encima de quienes sólo han enfocado su carrera a nivel local.

  1. Te vuelves una mejor persona

Experiencias interculturales Porque comienzas a mirar las cosas en términos relativos. Porque sabes que no existe una única verdad. Porque te empiezas a despojar de estereotipos y prejuicios que sólo limitan las posibilidades de aprendizaje. Porque te haces un baño de humildad y adoptas una posición de aprendiz y de aventurero. Porque al asumir buenas intenciones en los demás, te permites buscar interpretaciones que te lleven a entender mejor sus perspectivas, y por ende, a relacionarte mejor. Porque el mundo necesita personas que no quieran tener la razón, y mucho menos, imponerla a los demás. El mundo necesita personas que quieran construir desde la diferencia.

¿Qué has aprendido tú en tus experiencias internacionales? ¿Cuáles son las cosas que más has valorado de vivir en otro país?

861

También te puede interesar

1 comment on “5 simples beneficios de vivir en otro país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *