No es la multiculturalidad, es la interculturalidad

La interculturalidad es un tema nuevo y bastante inexplorado en América Latina. Entre tantos mitos, enredos y desconciertos sobre el tema, la confusión entre multiculturalidad e interculturalidad es bastante frecuente, al punto que suelen utilizarse indistintamente. Sin embargo, existen diferencias concretas entre ambos términos y es importante poder definirlas para comprender su alcance y utilidad en el contexto global actual.

Como punto de partida, comencemos definiendo el concepto de cultura: Una cultura es el conjunto de valores, creencias, hábitos, costumbres, etc. aprendidos, compartidos y transmitidos por un grupo de personas interactuantes. De acuerdo a Geert Hofstede, la cultura es la programación colectiva de la mente, lo que distingue a los miembros de un grupo de personas de otro. De acuerdo a esta definición, la cultura no está exclusivamente limitada a cuestiones de nacionalidad, etnia o región, sino que incluye a todas las personas o grupos sociales que se sienten excluidos del núcleo dominante (géneros, preferencias sexuales, generaciones, religiones, clases sociales, etc.).

Basándonos en esta definición, la multiculturalidad simplemente se refiere a la multiplicidad de culturas (o simplemente diversidad), que de alguna manera conviven o comparten determinado espacio social, sea la sociedad misma, un equipo de trabajo o una empresa, pero no necesariamente están en contacto unas con otras. Lo que se percibe en grupos multiculturales es que justamente las diferencias mutuas suelen llevar a choques o conflictos, ya que los valores de una cultura rara vez son aceptados o valorados por los otros. En equipos multiculturales, estas diferencias suelen llevar a una baja colaboración, malos entendidos y hasta estereotipos contraproducentes.

Interacciones culturalesPor su parte, la interculturalidad es una expresión de interacción dinámica entre culturas, en cuya relación se mantiene una actitud abierta e imparcial hacia las diferencias. En un grupo intercultural, las personas reconocen y aceptan las diferencias existentes con respeto y apreciación; y colaboran juntos para promover activamente un balance de intereses y resultados.

Por lo tanto la multiculturalidad existe simplemente por el hecho de que dos culturas o más coexisten en un determinado lugar. Es un término descriptivo de una realidad o hecho, y en sí, no ni es bueno ni malo, simplemente es. No genera ninguna acción y es técnicamente estático y pasivo. La interculturalidad, en cambio, se manifiesta en las relaciones que ocurren entre las culturas y es clave para facilitar la inclusión de todas las culturas involucradas y utilizar las diferencias como una fuerza de enriquecimiento mutuo.

La multiculturalidad está presente en cada país de América Latina, en gran parte de las organizaciones que la integran y en la mayoría de los equipos de trabajo. Sin embargo, reconocerla es sólo el primer paso. Sin enfocarnos en la interculturalidad, nos estaremos perdiendo la oportunidad de que la multiculturalidad sea una fuerza creadora de resultados extraordinarios.

¿Cómo se manifiesta la multiculturalidad en tu sociedad, empresa u equipo de trabajo? ¿Cómo podrías generar mejores resultados a través de la interculturalidad?

Por Marcelo Baudino
Consultor y formador intercultural
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

601

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *