Porqué la diversidad (aun) no es algo estratégico en tu empresa

La diversidad en la empresa es un reflejo de las variables demográficas existentes en una sociedad. Por lo tanto, la diversidad se producirá en la empresa cuando las características socioculturales que definen a la sociedad en la que dicha organización actúa, se reflejan en la plantilla de trabajadores. Dentro de un contexto globalizado, este parámetro deja a las empresas sin alternativas: o aprender a lidiar con la diversidad o aislarse de la propia realidad empresarial.

 

Sin embargo, muchas empresas sólo se limitan a promover la tolerancia y tratar imparcialmente a las personas de diferentes grupos culturales, cuando el verdadero significado de apreciar la diversidad consiste en respetar, potenciar y disfrutar de una amplia gama de diferencias culturales e individuales. Este es el único camino para maximizar la productividad a través de la diversidad.

 

Artículo sugerido: La tolerancia es para cobardes

 

Ahora bien, existen dos razones que pueden motivar a las organizaciones a incluir el componente estratégico en la gestión de la diversidad:

1. El compromiso moral que supone ofrecer a los empleados, independientemente de su origen, la necesaria igualdad de oportunidades y evitar la discriminación en el puesto de trabajo

2. La incidencia que tal diversidad pueda tener en los resultados empresariales. Las variables asociadas a la diversidad pueden afectar a las actitudes, al comportamiento en el lugar de trabajo y a la habilidad para trabajar con otros empleados, lo cual puede afectar los resultados empresariales.

 

La gestión estratégica de las diferencias persigue el fin de generar ventajas competitivas para la organización a través de valorar realmente la diversidad de sus colaboradores, equilibrar las necesidades de los individuos con la justicia para el grupo, superar la resistencia al cambio, fomentar la cohesión del grupo, garantizar una comunicación abierta, conservar a los mejores empleados y gestionar la competencia por las oportunidades. Las empresas que han logrado transformar a la diversidad en una fortaleza competitiva, han sabido traducir estas estrategias en acciones concretas.

 

Las iniciativas de diversidad han tenido distintos niveles de éxito dependiendo de su gestión estratégica. Existen cinco factores claves que determinan el nivel de éxito de una iniciativa sobre la gestión de la diversidad cultural:

  Iniciativa Organizaciones que gestionan estratégicamente la diversidad Lo que sucede aún en la mayoría de los casos

1

El compromiso y apoyo de la dirección general El liderazgo de la organización desempeña un papel activo y asertivo para incorporar la diversidad El liderazgo de la organización sólo apoya de manera verbal las iniciativas de diversidad, sin involucrarse en su ejecución

2

Iniciativas de recursos humanos Se desarrollan programas de recursos humanos dirigidos a promover e incluir la diversidad de la firma Los programas están limitados a generar conciencia y reconocer la diversidad, sin necesariamente generar inclusión

3

Comunicación organizacional La comunicación y las políticas de recursos humanos consideran las necesidades y expectativas de una amplia gama de empleados. La comunicación y las políticas de recursos humanos son estándares y uniformes, con poca participación de los grupos diversos de la firma

4

Filosofía corporativa La filosofía corporativa regula las políticas de diversidad haciéndolas transversales a todas las unidades de la firma. La filosofía corporativa es optativa y sujeta a revisiones de acuerdo al contexto, urgencias y preferencias de las unidades de la firma

5

Medidas de éxito de la compañía Los objetivos de capital humano (que incluyen la diversidad) se presentan como componentes esenciales para el logro de la satisfacción del cliente y de las utilidades La diversidad se considera una herramienta de relaciones públicas y no un vehículo para crear una ventaja competitiva

 

Estos cinco factores de éxito se pueden interpretar como sugerencias para que la gestión genere una ventaja real de la diversidad. Adicionalmente, las organizaciones que han obtenido un éxito real en la gestión de la diversidad cultural, creen genuinamente en el potencial de la diversidad, la declaran como valor; el alineamiento comienza y es liderado por la alta dirección; la diversidad cultural es integrada a la organización a nivel estratégico y táctico, tanto en su diseño como en la ejecución. Esto convierte a la gestión de la diversidad en una potente estrategia para mejorar el clima organizacional, fomentar la creatividad y el aprendizaje organizacional, gestionar el conocimiento de la empresa y fortalecer una reputación corporativa sólida en los mercados actuales.

 

¿Qué tan estratégicamente se gestiona a la diversidad en tu empresa?

 

Por Marcelo Baudino
Consultor y formador intercultural
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

1152

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *