Expectativas claras, ¿resultados confusos?

Una compañía argentina de productos de software en plena expansión regional, decidió contratar personas de diferentes países para hacer frente a los desafíos de esta nueva etapa.

Al departamento de Marketing y Ventas llegó María Guadalupe, una mexicana que, en su proceso de selección, había demostrado ser muy creativa. Roberto, el líder del área, le asignó como primer proyecto realizar una investigación de mercados en 3 países de América Latina; México, Colombia y Perú. Antes de iniciar el proyecto, se reunieron para aclarar los resultados que se esperaban del trabajo y ambos llegaron a un acuerdo sobre los objetivos a cumplir y la fecha de entrega, la cual había sido pactada para dentro dos meses después. En esta reunión, Roberto también expresó lo que esperaba de su forma de trabajo;que pudiera auto gestionarse, ser autónoma, y que si tenía dudas o quería revisar algunos temas no dudará en preguntárselo.

El equipo se reunía semanalmente para coordinar los esfuerzos de cada uno y tratar temas varios que los integrantes traían a la mesa, aunque María Guadalupe aún participaba muy poco. 3 semanas después de que ella había ingresado a la compañía, en una de las reuniones, Roberto le pregunta:

¿Cómo vas con tu proyecto? – bien, responde ella -¿Necesitas algo? – No, nada en particular.
Ok, no olvides que si necesitas algo me puedes buscar. – Sí, claro.

Roberto confiaba en que todo iba bien. De todas maneras quería mostrarse a disposición para colaborarle y cada tanto se repetía la misma conversación. Algunas veces con variaciones en su respuestas como “bien, aunque esta un poco difícil, pero bien”, “esto me está tomando más tiempo de lo que pensaba”.

Llegada la fecha de entrega, Roberto esperaba ansioso el informe, aunque ese día no lo recibió. Al siguiente día le pregunta, “che, como te terminó de ir con el proyecto? ya me lo podés mandar? – “Si, nada más déjame que revise unas cosas y te lo envío” –  respondió María Guadalupe. Pasados algunos días, Roberto decidió convocarla a una reunión para ver los resultados, sus análisis y evaluar los objetivos. Para su sorpresa, el cumplimiento del trabajo que había estado realizando María Guadalupe no llegaba al 40%, y además iba en la dirección equivocada. Ella argumentó que se había confundido, que tuvo algunas dificultades y que todo había tomado más tiempo de lo que pensaba.

Desconcertado, Roberto se pregunta: pero ¿qué pasó? si nos reunimos al inicio para acordar y dejar claras las expectativas…y además siempre estuve pendiente por si tenía dudas!

Para reflexionar y compartir:

  1. ¿Qué sucedió? , ¿Por qué María Guadalupe no cumplió con sus objetivos aun cuando ella había participado en el acuerdo?
  2. ¿Por qué María Guadalupe nunca expresó sus dificultades o inquietudes? ¿O acaso sí las expresó?
  3. ¿Hay algo que Roberto pudo haber hecho diferente?

Respuesta de Iceberg Inteligencia Cultural:

Son varios los aprendizajes que pueden extraerse de esta situación tan común en los equipos multiculturales.

  1. Como explicábamos en uno de los artículos publicados recientemente 6 diferencias culturales que afectan la gestión de objetivos en tu equipo, los objetivos no son concebidos de la misma manera por las diferentes culturas. Mientras que para algunas culturas, los números definidos son metas reales para alcanzar, para otras culturas no es más que un imaginario aspiracional que además deja fuera una gran cantidad de variables que pueden intervenir o no en el camino a los resultados deseados. Es posible que en el caso descrito se hayan enfrentado estas dos diferentes percepciones y niveles de compromiso hacia el logro de los objetivos expuestos. Por lo tanto, desde un inicio es importante establecer una comprensión común sobre lo que son los objetivos y para qué se definen.
  2. Sumado al punto anterior, los diferentes estilos de comunicación han constituido un desafío comunicacional entre María Guadalupe y Roberto. Mientras María Guadalupe creía que había comunicado que no llegaría con los plazos establecidos con frases como “esto me está tomando más tiempo de lo planeado”, Roberto no contaba con la habilidad para leer comunicaciones indirectas y prender una alerta ante los comentarios aparentemente tranquilos de María Guadalupe.
  3. Las expectativas sobre quién busca a quién para resolver dudas, planificar un proyecto o coordinar reuniones, varía ampliamente entre culturas. En algunas culturas, más allá de que el líder diga “participen, cuestiónenme, búsquenme”, las personas pueden sentirse inhibidas a realizar este tipo de acciones. Es posible que la reunión que al final decidió coordinar Roberto, era lo que María Guadalupe estaba esperando desde el principio para poder resolver sus inquietudes y que Roberto pudiera guiarle sobre qué orientación tomar.

¿Has tenido una experiencia similar a la del caso descrito? Cómo ha sido tu abordaje para enfrentarla?

Por Shirley Saenz
Consultora y formadora intercultural
Linkedin: https://co.linkedin.com/in/shirleyjsaenz

213

También te puede interesar

2 comments on “Expectativas claras, ¿resultados confusos?

Marcelo Favre

El déficit comunicacional planteado en el ejemplo suele ser común incluso entre personas de una misma cultura, a veces por cuestiones de carácter o educación primaria familiar. Por lo que si además existe una diferencia intercultural, la situación se verá agravada.

cristian

en mi caso personal la relación argentina y mexico son culturas muy diferentes el argentino busca la forma de hacer las cosas fáciles y rápidas bien hechas en cambio el mexicano busca dominar al otro en este caso se ve un claro sentimiento de inferioridad de parte de la mexicana por no preguntar al jefe pero es algo normal el mexicano cree que bajando la cabeza es humilde y eso puede permitirle el perdón a cualquier error el argentino siempre trata de no cometer errores pero cuando los comete trata de no reconocerlo aunque si se encuentra en una situacion donde no puede safarse del error lo afirma y acepta las consecuencias.
en mexico es dificil estudiar caro y complicado por lo mismo la gente que vive actua segun su propio parecer o entendimiento por eso el argentino y el mexicano choca continuamente
soy argentino y tengo 10 años en mexico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *