No podemos apreciar sin antes reconocer

Todos nos hemos topado alguna vez con un artista callejero que toca algún instrumento en la calle, en el metro/subte o en el colectivo/autobús como medio de subsistencia o quizás simplemente por amor al arte. Si bien es lindo estar acompañado con un poco de música, y aunque muchos son realmente talentosos, la verdad es que muy poca veces prestamos atención a su representación. Tan absortos en nuestros pensamientos y suponiendo que la calidad de la música de la mayoría de estos artistas difícilmente nos sorprendan, pasamos por el lado de ellos a lo sumo ofreciendo una tibia sonrisa.

Para jugar un poco con la analogía, imaginemos que uno de esos artistas que abundan en los medios de transporte, es un prestigioso y mundialmente reconocido violinista. ¿Crees que serías capaz de reconocer la calidad de su música en tales circunstancias? ¿No? Esto fue exactamente lo que sucedió en un metro en Washington DC, cuando Joshua Bell, un reconocido violinista estadounidense, aceptó participar de incógnito como parte de un experimento social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de las personas.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=hnOPu0_YWhw?rel=0&w=480&h=360]

Esto me llevó a reflexionar que esta situación suele replicarse en muchos ámbitos de la vida de las personas, especialmente cuando tenemos un preconcepto o estereotipo sobre un determinado grupo de personas. Por ejemplo, ¿qué tan capaz eres de detectar las habilidades de un grupo de colegas de un país determinado si tienes estereotipos negativos sobre su cultura? ¿O qué tan efectivo eres para evaluar el nivel de motivación de los miembros de un equipo multicultural cuando lo estamos liderando? ¿Cuántas veces no podemos apreciar la calidad del trabajo de algunas personas simplemente por el hecho de tener otra forma de ver y hacer las cosas? ¿Qué tanta inercia sigue tu estilo de trabajo que quizás no te permita apreciar nuevas ideas, perspectivas y enfoques?

*A Joshua Bell tan sólo una mujer lo reconoció. Durante sus 40 minutos de espectáculo, sólo recogió 32USD (Una entrada a sus conciertos cuesta 120 USD). Leer nota completa.

Por Marcelo Baudino
Consultor y formador intercultural
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

184

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *