El equilibrio vital de la inteligencia cultural

Imagínate que eres una mujer a la cual se le asignó la gestión de un potencial cliente en Arabia Saudita. Eres consciente de la diferencia en el rol de géneros que existe entre tu país y el país árabe. Sin duda hay ciertas cosas que no estás dispuesta a negociar por ser mujer, sin embargo, también sabes que si no realizas algunos ajustes en tu visita, muy posiblemente no puedas concretar el negocio. Tu contacto de Arabia Saudita te recomienda fuertemente utilizar un hiyab que te cubra el pelo. Al comentarlo con una amiga en tu país, te expresa indignada: “¡Cómo te pueden obligar a utilizar eso! Es un claro mecanismo de sometimiento a la mujer”. ¿Qué harías?

Julia Middleton, fundadora y directora de la organización Common Purpose (Propósito Común), realizó una fantástica presentación TED donde nos explica por qué la Inteligencia Cultural se está convirtiendo en una característica esencial para la vida interconectada actual. En el video, Julia nos cuenta qué descubrió de aquellas personas que demostraban una alta inteligencia cultural.

En términos prácticos, una parte de nuestros valores, creencias y conductas los consideramos centrales, mientras que a otra parte los consideramos flexibles. Los centrales de alguna manera nos definen, al punto que no estamos dispuestos a negociarlos. Mientras más inflexible seamos en nuestra parte central, la gente más confiará en nosotros. Con respecto a nuestra parte flexible, mientras más flexible sea, la gente más confiará en nosotros.

Valores 1

La inteligencia cultural surge cuando somos capaces de distinguir la parte central y flexible de nuestros valores, los cuales a su vez se encuentran en cierto equilibrio, y evitamos caer en cualquiera de los siguientes extremos:

Caso 1: Poca área central mucha área flexible

Son personas que son tan flexibles en tantas áreas que la gente deja de confiar en ellos por su condición tan cambiante.

Caso 2: Poca área flexible, mucha central

Son personas que no tienen necesidad (o no quieren) de adaptarse, y esperan que todo el mundo se adapte a ellos.

Valores 2

A la hora de interactuar con personas de otras culturas permanentemente ponemos en tela de juicio nuestra parte central y nuestra parte flexible. Por ejemplo, para muchos argentinos expresar su punto de vista y desacuerdo más allá de con quién, es una parte central de sus valores y comportamientos. Para muchos otros latinoamericanos, esto se encuentra en su parte flexible. Desde que comencé a trabajar directamente con colombianos, mexicanos y peruanos, descubrí que lejos de ser sumisos (como muchos argentinos suelen describir), simplemente estaban demostrando respeto, un valor que para ellos es innegociable.

Julia afirma que nuestra parte central se encuentra llena de ataduras (creencias basadas en prejuicios) y que mientras más interactuemos con personas de otras culturas, más oportunidades tendremos de hacernos conscientes de valores y creencias que no nos gustan, o simplemente que nos limitan. Todos tenemos ataduras en nuestra parte central y desatarlas es un paso fundamental para incrementar nuestra parte flexible. Cuando llegan muchos brasileros a vivir en Argentina, descubren que los hombres se saludan con un beso. Su reacción inmediata suele surgir de su parte central la cual no es negociable (“yo no saludo con un beso a un hombre”). Con el tiempo, muchos suelen “desatar” esta creencia y terminan flexibilizándola. Una vez más, la clave es ser consciente de cuál es nuestra parte central y nuestra parte flexible.

Sin un interés genuino en otros seres humanos no es posible desarrollar inteligencia cultural. Una persona con inteligencia cultural no va a juzgar a otros poniendo a sus propios valores y creencias como punto de referencia.

¿Cuáles son tus valores, creencias y costumbres no negociables y cuáles estarías dispuesto a flexibilizar a la hora de trabajar con personas de otro país?

Por Marcelo Baudino
Consultor y formador intercultural
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

413

3 comments on “El equilibrio vital de la inteligencia cultural

Muy interesante. No había oído hablar nunca de “inteligencia cultural”, pero creo que debería aparecer mencionado como requisito ineludible en la job description de cualquier responsable de negocios internacionales, sin duda alguna.

Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *