Negociando mi identidad cultural en un nuevo país

A la hora de comenzar a planificar tu vida en otro país, la recomendación generalizada es que cuanto más logres adaptarte a la cultura del país anfitrión, más enriquecedora será tu experiencia internacional. Sin embargo, lo que por lo general no te cuentan es que en ese proceso de aculturación a otro país, hay posibilidades de perder parte de tu propia identidad cultural. Entonces, ¿cómo deberíamos balancear nuestra propia cultura e identidad personal con la de la cultura anfitriona? Sin una correcta planificación de este dilema, quizás termines escogiendo la estrategia de adaptación menos efectiva para tener una experiencia internacional feliz.

La aculturación es un proceso de cambio cultural y psicológico que sucede como resultado del contacto entre 2 o más grupos culturales y sus miembros individuales. Al llegar a un nuevo país, los expatriados se involucran en una serie de contactos interculturales que implican la posibilidad de que surjan conflictos; y se enfrentan a la consecuente necesidad de negociar para obtener resultados que sean satisfactorios para ambas partes. Este proceso puede continuar durante un largo período de tiempo luego del contacto inicial, a veces tomando meses, años o hasta generaciones. Algunos ejemplos del cambio en el repertorio de comportamientos de las personas, son el aprendizaje del idioma local, la incorporación de nuevas preferencias de alimentación, nuevas formas de vestirse y otras interacciones sociales. En algunas ocasiones, estas adaptaciones pueden ocurrir fácilmente, pero también pueden generar conflictos o estrés de aculturación. Dentro de una familia, los miembros pueden atravesar el período de adaptación a diferente ritmo y con diferentes objetivos.

Ahora bien, no todos los expatriados implementan la misma estrategia de aculturación. De acuerdo a John W. Berry, profesor emérito de psicología en la Universidad de Queen, dependiendo de su preferencia por mantener su identidad cultural y de la preferencia por tener contacto y participar activamente en la sociedad anfitriona, los expatriados pueden desarrollar 4 tipos de estrategias:

Aculturación 2

Cuando para los individuos no es imperativo mantener su identidad cultural y buscan interacciones diarias con la otra cultura, se define la estrategia de asimilación. Aquí, los individuos prefieren despojarse de su herencia cultural y ser absorbidos por la sociedad dominante. Por el contrario, cuando para los individuos es importante mantener su cultura original y al mismo tiempo desean evitar cualquier tipo de interacción con otros, entonces la alternativa de separación se define. En este caso, los individuos evitan involucrarse con otros grupos culturales y se encierran en su herencia cultural, manteniendo contacto sólo con personas de su mismo grupo cultural. Cuando hay un interés en mantener la identidad cultural propia y al mismo tiempo sostener interacciones diarias con otros grupos, la opción es la integración. De esta manera, se mantiene algún grado de integridad cultural mientras que se persigue la posibilidad de participar como parte integral de la red social mayor. Por último, cuando hay poca posibilidad o interés de conservar la herencia cultural (a veces de manera forzada) y poco interés en tener relaciones con otros (a veces por razones de exclusión o discriminación), se define la marginalización.

Desde el punto de vista del proceso de aculturación, la búsqueda de un proceso de integración es la opción menos estresante y suele llevar a una mejor adaptación al país de destino, mientras que la marginalización representa lo opuesto. La estrategia de integración exige una negociación sustancial, pero resulta en menos conflicto y nos ofrece la posibilidad de desarrollar relaciones interculturales más enriquecedoras. Para poder implementar esta estrategia, es vital el acompañamiento y entrenamiento de algún experto intercultural.

¿Qué tan importante es para ti mantener tu identidad cultural a la hora de vivir en otro país? ¿Qué tan importante es para ti involucrarte y participar activamente en la cultura anfitriona?

Por Marcelo Baudino
Consultor y formador intercultural
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

408

También te puede interesar

4 comments on “Negociando mi identidad cultural en un nuevo país

Si no anclamos nuestra “identidad cultural” a un único lugar, sino que, la enriquecemos con pequeñas partes de los lugares en los que vivimos, siendo más abiertos a las nuevas experiencias, la integración es mucho más sencilla y podemos elegir y “moldear” nuestra identidad cultural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *