Aprendiendo de los choques culturales entre alemanes y latinos

Aproximadamente 2.000 empresas alemanas tienen una sucursal en América Latina. Brasil, México y Argentina son los países con más inversión directa en el ramo de producción industrial, principalmente en el rubro automotor (Ej. Volkswagen, Mercedes Benz, etc.) y el químico/farmacéutico (Ej. Bayer, BASF, Henkel, etc.). En un estudio publicado por el banco Deutsche Bank, los principales motivos para la presencia local son el acceso al mercado, el servicio al cliente y la producción local para los mercados domésticos, de esa forma reduciendo riesgos de cambio y barreras de comercio, tales como impuestos o cuotas de importación.

Dicha expansión de las empresas resulta en muchos alemanes trabajando por algunos años en América Latina, lo que a su vez representa una enorme oportunidad de crecimiento profesional y personal. Sin embargo, esta oportunidad no viene sin sus desafíos.

Durante mis 7 años de trabajo en varios países de América Latina en una multinacional de bienes de consumo masivo de origen alemana, me encontré con varios choques culturales entre el estilo de trabajo alemán y el latinoamericano. Algunos de estos choques fueron bastante profundos, como el de un joven alemán reclutado para ocupar la posición de gerente de categoría en el área de Marketing en Argentina. Su motivación inicial era alta y llegó con grandes expectativas sobre sí mismo. Sin embargo, nunca logró comprender el rol de las relaciones personales en los negocios en el país, y se aisló por completo de los canales de comunicación informal. Dejó de participar en los partidos de fútbol y los “after office” en el bar después del trabajo. Luego de 3 meses, regresó a Alemania.

Una colega alemana trabajando en la sucursal de Brasil descubrió las grandes diferencias en los estilos de comunicación alemanes y brasileños. Ella expresaba su opinión de manera franca, abordando asuntos y problemas de manera directa. Ella creía que esta era la manera más eficiente de comunicarse y ser transparente con los demás. Sin embargo, para su sorpresa, varios de sus colegas reaccionaban muy emocionalmente a sugerencias sencillas como: “hay que mejorar el contenido de la pagina x de esta presentación”. En América Latina la comunicación está más enfocada en el cómo se dicen las cosas en lugar de lo que efectivamente se dice. Ella aprendió que es necesario adaptar su estilo de comunicación para poder interactuar más efectivamente con sus colegas brasileños.

Pero el desafío no sólo es de los alemanes viviendo en América Latina, sino también al revés. Formar parte de una empresa alemana exige a los latinoamericanos comprender, conocer y poder adaptarse a las expectativas culturales de Alemania. La cultura alemana es fascinante, misteriosa y admirable. Cualquier profesional latinoamericano se vería ampliamente beneficiado de incorporar nuevos repertorios de comportamiento basados en los valores y creencias alemanas. Por otra parte, mientras mejores sean sus habilidades para interactuar efectivamente con alemanes, mayores serán sus oportunidades de crecimiento profesional en las firmas alemanas.

¿Cuál es tu experiencia de trabajo con alemanes? ¿Qué diferencias has encontrado con los latinoamericanos?

Christine
Por Christine Schreiner

Consultora intercultural y de negocios entre Alemania y América Latina
Perfil Linkedin: https://www.linkedin.com/in/schreinerchristine

Quiz alemania

1191

También te puede interesar

2 comments on “Aprendiendo de los choques culturales entre alemanes y latinos

María T. Ruiz-Hedstrom

Extraordinario trabajo que realizan con respecto a las perspectivas y análisis que presentan, considerando los estudios actuales y las experiencias de los individuos desde diversos rincones de este mundo globalizado. FELICITACIONES, sigan así!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *