Los efectos de la distancia social en un equipo global

Cada vez son más las empresas que optan por construir equipos de trabajo geográficamente dispersos, sin embargo los gerentes que conducen estos equipos se enfrentan a grandes desafíos. Cuando los miembros del equipo provienen de diferentes países y orígenes funcionales y trabajan desde diferentes lugares, la comunicación puede deteriorarse rápidamente, los malentendidos aumentar, y la desconfianza crecer. Pensando en esta problemática, Tsedal Neeley ha realizado una investigación en equipos globales en la que ha encontrado una diferencia básica entre los equipos globales y presenciales. La diferencia reside en el nivel de distancia social que se crea entre los  miembros del equipo. Entre más alto es este nivel, mas se afecta el desempeño del equipo. Mantener una la distancia social baja se convierte entonces en el reto principal para la gestión del líder del equipo global, y para lograrlo Tsedal Neeley, propone prestar atención a 5 áreas críticas de donde suele surgir la distancia social:

  1. Conexión emocional

Cuando los miembros de un equipo trabajan en el mismo lugar, el nivel de la distancia social es por lo general bajo. Incluso si proceden de diferentes orígenes, las personas pueden interactuar formal e informalmente y generar confianza. Llegan a un entendimiento común de lo que significan ciertas conductas, se sienten cerca y cómodos, lo que favorece un trabajo en equipo. Mientras que los miembros de un equipo de trabajo que están geográficamente separados, no encuentran estas oportunidades de manera natural, por lo que experimentan altos niveles de “distancia social” y se enfocan más bien en lograr interacciones eficaces. Es indispensable entonces que los líderes puedan crear activamente momentos de conexión emocional aún en la virtualidad.

  1. Las estructuras y la percepción de poder

Si la mayoría de los miembros del equipo se encuentran por ejemplo en Alemania, dos o tres en los Estados Unidos y uno en Sudáfrica, puede haber una sensación de que los alemanes tienen más poder. Suele suceder que las personas en el grupo más grande (la mayoría) sientan resentimiento hacia el grupo minoritario, creyendo que aprovechan la distancia para no contribuir con lo que les corresponde. Mientras que aquellos en el grupo minoritario pueden suelen creer que “la mayoría” les quita el poco poder y la voz que tienen. La situación se agrava cuando el líder está en el sitio con la mayor cantidad de personas, ya que los miembros del equipo en ese sitio tienden a ignorar las necesidades y contribuciones de sus colegas en otros lugares. Para disminuir la distancia social en este aspecto es indispensable que el líder busque desarrollar una identidad de equipo y sentido de pertenencia al mismo, y recordar periódicamente que todos comparten un propósito y objetivos comunes.

  1. Manejo del idioma

Los miembros del equipo que pueden comunicarse mejor en la lengua franca de la organización (generalmente Inglés), a menudo ejercen la mayor influencia, mientras que aquellos que tienen menor fluidez suelen inhibirse y retraerse. Mitigar estos efectos implica que todos los miembros del equipo respeten estas tres reglas básicas para la comunicación en las reuniones.

  1. Identidad y diferencias culturales

Los equipos globales funcionan mejor cuando los miembros pueden comprender desde qué marco cultural sus colegas están viniendo. Sin embargo, descifrar la identidad de alguien y encontrar maneras de relacionarse educadamente no es simple. Las personas se definen a sí mismas en términos de una multitud de variables como  edad, género, nacionalidad, origen étnico, religión, ocupación, pensamiento político, y así sucesivamente. La cuestión es que una misma conducta o comportamiento puede tener significados diferentes para cada persona en función de su identidad. Esta es una fuente importante de distancia social y de desconfianza, y los líderes de un equipo global tienen que trabajar en aumentar la conciencia de la identidad y valores culturales de cada uno de sus miembros.

  1. La tecnología

Los modos de comunicación utilizados por los equipos globales deben ser cuidadosamente considerados, debido a que las tecnologías pueden tanto reducir como aumentar la distancia social. La videoconferencia, por ejemplo, permite una comunicación rica ya que facilita la comprensión del contexto y las emociones. El correo electrónico ofrece una mayor facilidad y eficiencia, pero carece de pistas contextuales. Todo el equipo debe saber elegir cuándo utilizar medios de comunicación instantáneos y cuándo medios de comunicación demorada en el tiempo dependiendo del nivel de complejidad que tiene el asunto de cada comunicación.

 

 

¿Qué nivel de distancia social percibes en tu equipo? ¿Alto medio o bajo? ¿Qué buenas prácticas puedes compartir para disminuir la distancia social en los equipos globales?

 

Sobre la autora:


round Shirley

Shirley Saenz
Intercultural Trainer en Iceberg Cultural Intelligence. Viajera y emprendedora con alma multicultural. Comprometida por una mejor comunicación entre personas de diferentes culturas.
Ver otros artículos de Shirley Saenz >>

756

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *