PwC, un best practice para el desarrollo de líderes globales

Estructurar programas exitosos para el desarrollo de líderes globales es un imperativo para las organizaciones que navegan en contextos internacionales. No obstante, diversas investigaciones han encontrado que la mayoría de organizaciones no cuenta aún con programas para identificar líderes de alto potencial ni acelerar su desarrollo. Mientras que las organizaciones que ya han incursionado en este camino, se enfrentan al desafío de incorporar una perspectiva global en sus programas, y de salir de los enfoques tradicionales para el desarrollo de los líderes que requiere un escenario de negocios cada vez más complejo y diverso.

PricewaterhouseCoopers (PwC) es una compañía global formada por firmas independientes en más de 100 países, cuyos co-propietarios de cada firma, los socios, constituyen alrededor del 5% de los empleados de la compañía en el mundo. PwC  ha implementado diversos programas de liderazgo global, siendo uno de los más relevantes el Programa Ulysses. Además de tener un objetivo concreto, (promover un liderazgo responsable en la red global de firmas de PwC, y convertir a los socios en líderes conscientes de su responsabilidad para con la sociedad, y capaces de interactuar de manera efectiva y ética con sus stakeholders a nivel global), cumple con una serie de prácticas innovadoras que son esenciales para la estructuración de un programa de liderazgo global efectivo y de alto impacto.

El programa consiste en seleccionar y enviar grupos de 3 o 4 socios a países en desarrollo por dos meses a trabajar en asignaciones con organizaciones locales e internacionales. Por ejemplo en África, grupos de socios han trabajado en países como Camerún, Kenia o Namibia, en proyectos que involucran combatir el VIH, mejorar la producción agrícola, mejorar el acceso a electricidad en áreas rurales, etc. Una vez que los socios son nominados y seleccionados para participar en el programa, empiezan a atravesar un proceso que se divide en 5 etapas. Para cada etapa se han diseñado distintas prácticas de apoyo con el objetivo de ayudar a los socios a enfrentar los desafíos que plantea la asignación:

Etapa 1: Preparación. Un proceso de feedback 360 que permite a los participantes conocer mejor sus fortalezas y puntos de mejora, y establecer objetivos de desarrollo para la asignación.

Etapa 2: Inducción. Los participantes reciben coaching individualizado para ayudarles a definir una estrategia sobre cómo abordar el proyecto, cómo aplicar su experiencia y conocimiento, y cómo desarrollar sus competencias de liderazgo global durante la asignación. En esta etapa se trabaja también en un plan para el desarrollo personal y se les ofrece sesiones de yoga para ayudarlos a aliviar el estrés que supone una intensa experiencia de servicio.

Etapa 3: Trabajo en campo. Durante su asignación los participantes llevan su plan a la acción, y reciben una visita de sus coaches para ayudarles a asegurar su implementación o determinar ajustes necesarios.

Etapa 4: Debriefing. Luego de la asignación viene una de las etapas más importantes del programa. Esta está enfocada en generar y afianzar conocimientos a través de una reflexión guiada por los coaches sobre la experiencia y los resultados obtenidos. Mediante este proceso los socios pueden finalmente llevar sus aprendizajes a nivel cognitivo, afectivo y comportamental. Es el momento también en el cual los participantes toman consciencia de cuanto se han desarrollado y cuanto han mejorado sus competencias de liderazgo global.

Etapa 5: Alumni networking. La experiencia de desarrollo no termina con la asignación. Fomentar la creación de redes globales entre los socios alrededor del mundo, grupos de interés, eventos, encuestas, visitas de seguimiento al lugar, entre otras; son prácticas que han asegurado un impacto de alto nivel y de largo plazo en estos líderes globales, quienes a su vez, han logrado impactar positivamente en los resultados de la compañía.

El Programa Ulysses ha demostrado ser exitoso especialmente porque ha forzado a los participantes a resolver tensiones y paradojas en ambientes nuevos y desconocidos, a construir una nueva forma de vida, a adaptarse al nuevo ambiente para poder llevar a cabo su trabajo, y a lidiar con la adversidad y con las emociones que frecuentemente surgen de ésta. Con el Programa Ulysses, más de 100 socios de PwC han desarrollado significativamente su nivel de inteligencia cultural, han aumentado sus niveles de tolerancia, apertura y aceptación hacia las diferencias, han desarrollado un pensamiento más cosmopolita, han mejorado su habilidad para gestionar situaciones complejas, y han aumentado sus habilidades para conciliar los imperativos globales y locales. Además, en línea con los objetivos del programa, los socios han adquirido una mayor consciencia sobre su responsabilidad en el mundo como líderes globales.

¿Cómo ha sido la experiencia de tu organización en el desarrollo de líderes globales? ¿Qué otras buenas prácticas nos puedes compartir?
Sobre la autora:

round Shirley


Shirley Saenz

Intercultural Trainer en Iceberg Cultural Intelligence. Viajera y emprendedora con alma multicultural. Comprometida por una mejor comunicación entre personas de diferentes culturas.
Ver otros artículos de Shirley Saenz >>

 

291

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *