Seis tipos de profesionales en contextos multiculturales

Trabajar en un contexto internacional es un desafío tan peculiar que no todas las personas alcanzan el mismo nivel de productividad que cuando trabajan con compatriotas. Tampoco todas las personas llegan a disfrutarlo de la misma manera. Es por esto quizás que a la hora de trabajar con personas de otras culturas (ya sea de manera presencial o virtual), las actitudes suelen ser tan divergentes. A lo largo de nuestros 8 años de experiencia desarrollando profesionales con inteligencia cultural en América Latina, hemos detectado a seis tipos de profesionales que reaccionan de manera diferente al trabajo intercultural:

1.El Yo-no-fui

El discurso del “Yo-no-fui” está enfocado principalmente en echarle la culpa a sus contrapartes extranjeras por sus formas de actuar y trabajar: “Es que en realidad en México son muy lentos”, “Si los peruanos no dicen lo que piensan es su problema”. Suelen polarizar los grupos entre “nosotros” vs “ellos” y los incluyen a todos en la misma bolsa. En realidad, el verdadero objetivo del “Yo-no-fui” es proteger su zona de confort para evitar tener que adaptarse: “Si ellos están haciendo las cosas mal, que se adapten ellos”. Sus argumentos se encuentran repletos de estereotipos y están dispuestos a defender sus creencias con uñas y dientes.

2. El Minimalista

El Minimalista disfruta de trabajar con personas de otras culturas, siempre y cuando dejen las diferencias culturales de lado. Él piensa que la globalización y la tecnología han traído uniformidad al mundo y por ende, las diferencias culturales ya no son relevantes en el trabajo. Además, suele decir, “en el fondo somos todos similares y queremos las mismas cosas”. “Todo es cuestión de ser uno mismo, honesto y respetuoso, y ya!”. Esta estrategia sencilla y práctica, suele ser útil en el corto plazo, ya que le permite encontrar puntos en común con sus contrapartes extranjeras. Sin embargo, sin un enfoque proactivo hacia las diferencias, tarde o temprano, los conflictos se multiplicarán.

3. El Leal

Hay algunos profesionales que suelen tener la camiseta de la empresa tan puesta que sienten que la cultura corporativa es omnipotente. “La cultura de nuestra organización trasciende cualquier cultura de los profesionales que forman parte de la firma”, suelen afirmar. De hecho, toda organización tiene su propia visión de cómo se deberían hacer las cosas e intenta transmitir ciertos valores. Sin embargo, como ya hemos comentado en otros artículos, a la hora de la verdad, cuando llega el momento de tomar decisiones, actuar bajo presión o lograr resultados, las personas siempre tienden a actuar en base a los valores culturales que les han sido inculcados desde niños.

4. El IT guy

Los profesionales de IT de cualquier parte del mundo se comunican con un lenguaje único y universal. Los “IT guys” ellos creen que este lenguaje técnico es suficiente para interactuar con personas de cualquier país ya que “trasciende” las diferencias culturales. Por lo tanto suelen afirmar que “los choques culturales no suceden entre IT guys” ya que sólo se comunican a nivel técnico. Si bien es verdad que la interacción a nivel puramente técnico facilita la comunicación, en el mediano y largo plazo es vital desarrollar una relación de colaboración con los seres humanos que se encuentran del otro lado de las máquinas. Y si los IT guy aspiran eventualmente a asumir posiciones más gerenciales, la necesidad de entender y adaptarse al otro se acrecienta.

5. El Ciudadano Global

¡Al Ciudadano Global le encanta viajar por el mundo! Tanto que algunos hasta han vivido en otros países. Sus experiencias los han marcado tanto que tienen la necesidad imperiosa de compartirla con los demás. De alguna manera se sienten expertos en otras culturas, y utilizan vivencias personales para ejemplificar diferencias culturales: “En India la gente es muy religiosa. De hecho las vacas son sagradas”, “En Egipto las mujeres no te pueden hablar y son muy estrictos con lo de no tomar alcohol”. Sin embargo, si bien sus experiencias siempre suman y hasta a veces contagian con su entusiasmo, el hecho es que por lo general suelen enfocarse en diferencias superficiales entre culturas. Estas diferencias son importantes, pero no permiten entender completamente los valores subyacentes en los comportamientos de otras culturas, variable indispensable para lograr una buena comunicación y colaboración con colegas de otras culturas.

6. El Ilusionista

El ilusionista piensa que ya es un experto, y sobreestima su nivel de inteligencia cultural. En otras palabras, el Ilusionista no sabe que no sabe, y este suele ser el nivel de conciencia más bajo de todos. Cuando uno asume que ya sabe, abandona su búsqueda de conocimiento y queda en una actitud pasiva o de cierta arrogancia. Aunque a veces suele flexibilizar su postura a lo largo de un taller intercultural, a veces la cerrazón es tan fuerte que termina siendo un caso perdido. Quizás este tipo de profesionales sea uno de los más presentes en las empresas, incluso en corporaciones multinacionales, donde muchas veces se asume, erróneamente, que el simple hecho de pertenecer a la organización ya implica un alto grado de inteligencia cultural.

Aunque nos gustaría creer que nuestra organización está repleta de profesionales culturalmente sensibles, capaces de identificar diferencias culturales y dispuestos a adaptarse a ellas; la realidad es que aún existe un amplio margen de mejora. Las empresas que se encuentren inmersas en un contexto internacional necesitan identificar el grado de sensibilidad y de inteligencia cultural que tienen sus colaboradores, sus actitudes hacia las diferencias y hacia el trabajo global; de manera de poder diseñar estrategias de desarrollo intercultural. 

¿Trabajas en un contexto internacional? ¿Te identificas con alguno de estos perfiles?

 

Autor:

Marcelo Baudino - 2
Marcelo Baudino
Director de Iceberg Inteligencia Cultural
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

 

 

 

 

440

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *