entrenamiento intercultural

¿Qué es el entrenamiento intercultural?

A pesar de que las competencias interculturales han sido citadas por numerosos investigadores y líderes a nivel global como cruciales para el éxito en la nueva era de los negocios, son aún muy pocas las organizaciones que se han aventurado a desarrollar dichas competencias de manera proactiva. Por un lado, aunque se trata de un campo de trabajo innovador y relativamente nuevo, son muchos los mitos que alrededor de este ya existen; por ejemplo, creer que, por el hecho de pertenecer a una organización global, los colaboradores ya tienen mentalidad global o que la inteligencia cultural es algo que se desarrolla fácilmente en el día a día.  Por otro lado, también es cierto que al ser esta una tendencia nueva, los términos “intercultural” y “cross-cultural” son todavía muy ajenos y difíciles de ver para muchos líderes y profesionales de Recursos Humanos. Y es precisamente sobre este punto, que quiero profundizar en este artículo.

 

La mayoría de nuestros clientes nunca se imaginó que habría un área de especialización en interculturalidad, y mucho menos un servicio profesionalizado que ayuda a los líderes y profesionales con exposición internacional a comprender qué son las diferencias culturales, cómo estas pueden jugar en contra o a favor de su desempeño y reaccionar con una mentalidad abierta en sus situaciones diarias de trabajo con otros países. A través de experiencias vivenciales, investigaciones objetivas sobre diferencias culturales y actividades para el desarrollo de habilidades, en un entrenamiento intercultural desarrollamos en primer lugar sensibilidad cultural, es decir, preparamos a las personas para:

  • Comprender y permanecer abiertas a los puntos de vista de personas de diferentes culturas;
  • Ver, aceptar y valorar las diferentes culturas tal como son, en lugar de poner resistencia o negarse a incluirlas;
  • Examinar en profundidad las razones que tienen para comportarse y comunicarse de la manera en que lo hacen, y a analizar hasta qué punto dichas razones están influenciadas por su cultura.

 

En segundo lugar, en un entrenamiento intercultural también generamos conocimiento acerca de las diferencias culturales que se hacen presentes en la dinámica de trabajo con líderes y miembros de equipos multiculturales. De esta manera los participantes logran:

  • Entender por qué sus colegas de otras culturas se ofenden, decepcionan, frustran o enojan por cosas que considerarían sin importancia;
  • Comprender que ese comportamiento particular se da por motivos totalmente legítimos y que nada tienen que ver con el querer herir a una persona o causar un problema;
  • Comprender cuáles son las motivaciones a nivel profesional y personal de sus colegas de otras culturas, y cómo estas pueden ser diferentes de las que son a nivel general comunes en la cultura local;
  • Y saber cómo adaptarse al estilo de comunicación o de liderazgo de un estadounidense, un brasilero, un mexicano, un alemán o un chino.

 

Y por último, en un entrenamiento intercultural también fomentamos el desarrollo de habilidades para incluir las diferencias culturales en la mesa de trabajo y lograr una mayor efectividad en las actividades del día a día cuando se interactúa con culturas distintas. Al desarrollar inteligencia cultural para lograr una colaboración global, líderes y miembros de equipos multiculturales pueden:

  • Construir y mantener relaciones de confianza con sus clientes y colegas de otras culturas;
  • Mantenerse flexible en sus encuentros interculturales y adaptarse a diferentes situaciones;
  • Asegurar que su mensaje es entendido de la manera correcta al llegar a receptores multiculturales;
  • Liderar efectivamente un equipo multicultural y situaciones interculturales;
  • Y gestionar estratégicamente la diversidad cultural. Es decir, poder discernir cuándo traerá mejores resultados una estrategia de minimización, adaptación o integración de las diferencias culturales.

 

El trabajo intercultural es una realidad. Es el día a día de la mayoría de profesionales y ejecutivos en las organizaciones internacionales, quienes desde su primer día de trabajo, deben negociar, comunicarse, liderar y colaborar con personas de diferentes países. Esto nos asegura que gran parte del aprendizaje intercultural puede pasar por estructuras matriciales y globales en sus lugares de trabajo, lo cual es una ventaja importante. Pero es claro que esta experiencia debe estar acompañada por instancias de aprendizaje informal (como programas de mentoring intercultural), y además, por una cuota entrenamiento intercultural formal. La experiencia es increíblemente valiosa, pero si esta no cuenta con el soporte adecuado para reflexionar y aprender de los encuentros interculturales, difícilmente estemos desarrollando los líderes y colaboradores que requiere el siglo global. El entrenamiento intercultural es una pieza fundamental para la productividad, competitividad y la innovación en las organizaciones a nivel global.

 

¿Y tú? ¿Has participado de un entrenamiento intercultural? ¿Cómo se refieren a este tipo de competencias en tu organización?

 

Sobre la autora:

round Shirley


Shirley Saenz

Intercultural Trainer en Iceberg Cultural Intelligence. Viajera y emprendedora con alma multicultural. Comprometida por una mejor comunicación entre personas de diferentes culturas.

Ver otros artículos de Shirley Saenz >>

1062

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *