consejos expatriados

Viajar es vivir: Algunos consejos de un expatriado de 22 años

“Nada desarrolla la inteligencia como los viajes” Emile Zola

Mudarse a otro país para trabajar nos exige mucha  valentía: dejar a la familia, a los amigos y a la pareja. Resulta un paso difícil, y aunque sepamos que nos enfrentaremos con desafíos y momentos difíciles, lo hacemos; porque sabemos en el fondo, que vivir en otro país, es seguramente la mejor manera para aprender sobre uno mismo y crecer.

Es a partir del momento cuando estás solo, esperando tu avión en tu puerta de embarque, que te das cuenta de la decisión que tomaste. Algunos experimentamos estrés, otros excitación. Cada persona tiene una actitud particular en los momentos previos a partir al extranjero. Sea cual sea tu estado, acuérdate de una cosa, esta experiencia que estás a punto de vivir te abrirá la mente, te dará conocimientos que pocos tienen, y te permitirá encontrar a personas con otras maneras de reflexionar y actuar. Y eso sin duda te enriquecerá.

Cuando llegues a tu país anfitrión, las primeras semanas van a ser llenas de descubrimientos, asombros y nuevas experiencias. El tiempo vuela. El primer mes pasa sin que te des cuenta.

Luego, empezarás a acostumbrarte a tu nuevo país. Desarrollarás una rutina distinta a la de tu propio país ya que estás en otro ambiente. Es importante que establezcas una rutina tan pronto como sea posible para involucrarte en la nueva cultura. Eso te permitirá practicar el idioma, hacer nuevos amigos y no sentirte como un extraño, pero si como un extranjero con ganas de aprender y de compartir valores.

Estos encuentros serán fundamentales,  porque te permitirán darte cuenta de que, tu cultura, tus creencias y tus valores son unos, entre muchos otros.

Darse cuenta de que tu cultura no es peor ni mejor que otra, sino distinta, es el primer paso que tienes que dar para desarrollar tu inteligencia cultural y disfrutar plenamente de tu experiencia.

 

 

Tuve el agrado de participar de 2 organizaciones que recomiendo,  Mundo Lingo & Internations. Organizan eventos en todo el mundo para que los expatriados puedan conocer otros extranjeros y también locales fácilmente, alrededor de una copa. Estas organizaciones son muy útiles, sobre todo cuando acabas de llegar y no conoces a nadie.

Una cosa importante: No conocerás a nadie si te quedas en tu casa después del trabajo y te sigues comunicando por Skype con tus amigos que aún están en tu país de origen. Tienes que salir de tu zona de confort para disfrutar plenamente de tu nuevo estilo de vida.  Recuerda: “Lo que no mata te hace más fuerte” pocos tienen tu valentía para irse solos a otro país, puedes estar orgulloso de lo que estás alcanzando.

Llegarán algunos momentos donde extrañarás a tu familia o a tus amigos. Recuerda que eso es normal y que hace parte de tu “aprendizaje”. Sin embargo, reconoce la suerte que tienes, y disfruta de cada momento en tu nuevo país, sumérgete en esta nueva cultura, vive como los locales, habla con ellos, cada interacción es una manera de aprender más sobre ellos y sobre ti mismo.

Si te gusta viajar, ¡viaja solo! Estarás impresionado de lo que puedes alcanzar y solucionar solo. Y no te quedes con un sólo lugar, ¿por qué detenerse a mitad de camino? Las personas en cada lugar que visites te regalarán nuevas maneras de ver las cosas, otros conocimientos y unos recuerdos inolvidables. 

 

“Los turistas no saben dónde han estado, los viajeros no saben hacia dónde están yendo”. – Paul Theroux

 

Eventualmente, llegará el momento de regresar a tu país. Muchos expatriados descuidan la vuelta a casa. Piensan que vivieron lo más difícil cuando se adaptaron a una nueva cultura. Cada caso es diferente. Para que te quede claro: la vuelta a casa tiene también sus desafíos.

Algunos consejos:

  • No denigres a tu país sólo porque la pasaste muy bien en tu país de anfitrión. Acuérdate de que cada país tiene valores, creencias y estilos de vida distintos. El tuyo incluido.

 

  • Recuerda que tuviste la oportunidad de viajar. Algunas personas no la tienen. Sé modesto.

 

  • Aprovecha tu experiencia internacional para seguir observando, aprendiendo de tu propio país, y desarrollando tu inteligencia cultural.

 

Al regresar a tu casa, no te olvides una cosa fundamental: El tiempo ha seguido sin ti, este es seguramente el consejo más importante que te quiero dar. El hecho de que hayas estado en tu país, no significa que las cosas no hayan cambiado, o que tus amigos no hayan disfrutado sin ti. Cada uno sigue su vida, y aunque hayas vivido una experiencia increíble (a menudo difícil de describir a tu familia o amigos) ellos también vivieron cosas importantes sin ti.

Cada uno tiene su propia manera de vivir una experiencia en el extranjero, sin embargo todos aprendemos.

 

 “El mundo es un libro y aquellos que no viajan solo leen una página”. – San Agustín

 

Sobre el autor:     

Gauthier Rigaux

Linkedin: linkedin.com/in/gauthier-rigaux-614011b6  

 

 

885

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *