Que la tecnología no te aísle de tu equipo virtual

Cuando la empresa comenzó a ofrecer el beneficio de trabajo remoto, Damián no dudo un segundo en aprovecharlo. Como Generación Y o “Millennial”, la posibilidad de trabajar desde su casa era sin duda uno de los privilegios que había estado buscando. Casi al mismo tiempo se postuló para formar parte de un equipo global “ad-hoc” a cargo de la gestión de un proyecto de innovación transversal a todas las sucursales de una firma con presencia en más de 60 países. Trabajar con colegas de distintos países y tener la oportunidad de viajar de tanto en tanto lo motivaron a sumarse al equipo. De repente, sin casi darse cuenta, ir a la oficina era casi un acto simbólico, ya que su jefe se ubicaba en México, y el resto de su equipo estaba distribuido en otros 5 países diferentes. Y de esta manera, el living de su departamento se convirtió oficialmente en su nueva oficina con un solo compañero: Rocky, su perro.

 

La oportunidad que la tecnología nos ofrece de trabajar de manera remota es maravillosa. Sin embargo, no debemos subestimar el impacto que este “aislamiento” y la falta de visibilidad pueden tener en el nivel de compromiso de los profesionales virtuales con sus equipos. La realidad es que todos tenemos diferentes necesidades cuando se trata de ser productivos y sociales.

 

Algunas personas, como yo, prefieren trabajar solas. Mi lugar de trabajo favorito es mi casa. Es tranquila, acogedora y tiene un patio simpático para distenderse. El café colombiano es excelente, la velocidad de internet (casi) nunca me falla, el tráfico de la Ciudad de Buenos Aires no me estresa, y mi gato me hace compañía. En resumen es el lugar que más feliz me hace y donde soy más productivo. Pero para muchas otras personas, lidiar con la soledad y el aislamiento, es verdaderamente difícil. Dependiendo la realidad de tu trabajo, los proyectos en los cuáles te involucres y tu personalidad, necesitarás adecuar tu contexto laboral para que te funcione.

 

Para enfrentar este problema de manera proactiva, Lisette Sutherland, una coach de equipos globales, nos recomienda algunas estrategias para combatir la soledad y la “desconexión” del trabajo virtual:

 

1. Abandona la casa (al menos de a ratos)

Si necesitas de algún tipo de conexión social, charlar en el pasillo de cosas banales, o compartir unos buenos mates; entonces deja la casa. La opción más simple es trasladarse de vez en cuando a un café, una biblioteca o algo similar. Si lo que necesitas es estar alrededor de otros profesionales, un espacio de co-working puede ser perfecto. Alternativamente puedes acudir más frecuentemente a la oficina de tu empleador o a la de tu cliente. Si te es posible, asiste presencialmente a las reuniones importantes que sucedan en tu oficina para mantenerte al tanto de las últimas novedades.

 

2. Trabaja en “voz alta”

Trabajar en “voz alta” significa narrar tu trabajo y hacerlo observable a tus colegas virtuales. En otras palabras, es una manera de trabajar que nos permite saber lo que otros están haciendo. Existen múltiples manera de trabajar en voz alta: Check-ins diarios, intranets, o simplemente enviando un email. Es vital hacer el esfuerzo de hablar con alguien de tu oficina o equipo al menos una vez por día. Esto te permitirá mantener tu sentido de pertenencia.

 

3. Utiliza las webcams

Muchas personas se resisten a utilizar video. Otras simplemente no tienen suficiente banda ancha. Si tu conexión a internet te lo permite, entonces ¡usa la webcam siempre! Aunque solo sea durante los primeros 5 minutos del día para decir hola. Con las diferencias de ubicación y zonas horarias, puede ser complejo conciliar los tiempos. Sin embargo, verse los unos a los otros, ayuda a que todos se sientan más conectados. Y recuerda que en los encuentros virtuales no sólo se tiene que hablar de trabajo. ¡Muchos equipos tienen almuerzos, cafés y hasta fiestas virtuales!

 

Como puedes ver, existen muchas maneras de combatir el aislamiento y la soledad de trabajar en un equipo remoto, y crear momentos de conexión humana en tu día a día. La tecnología no debería ser una barrera para lograr una comunicación efectiva y lograr un sentido de pertenencia con nuestro equipo, sino todo lo contrario. Para lograrlo necesitaremos salir de nuestra zona de confort y probar nuevas estrategias.

 

¿Trabajas en un equipo virtual? ¡Compártenos tus estrategias para evitar el aislamiento y la falta de conexión humana!

 

Marcelo Baudino - 2


Marcelo Baudino
Director de Iceberg Inteligencia Cultural
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

 

Te invitamos a participar en 2° encuesta de tendencias en Equipos Globales
Clic aquí para ir a la encuesta

347

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *