5 consejos para acompañar a tus hijos durante una expatriación

5 consejos para acompañar a tus hijos durante una expatriación

En los últimos años he tenido la oportunidad de facilitar diferentes programas interculturales para familias expatriadas. Él o ella son asignados a una posición clave en un país extranjero mientras el conyugue y los hijos acompañan. Cuando pregunto a los padres acerca de sus expectativas para esta nueva etapa de vida, sobre sus preocupaciones y ansiedades, y también sobre sus motivaciones y las oportunidades que perciben, el cómo lo van a vivir los chicos es una cuestión que siempre está presente. De hecho, cuando el conyugue no está 100% entusiasmado con la idea de mudarse a vivir a otro país, el poder ofrecer esta oportunidad única e inigualable a sus hijos suele ser suficiente incentivo. Una experiencia internacional a temprana edad prepara a los chicos para un camino hacia el liderazgo global. El manejo de diferentes idiomas, una consciencia global, habilidades para la vida que no se enseñan normalmente en un aula de clase, y la posibilidad de adaptarse y enfrentar adecuadamente situaciones diversas y complejas, plantea una apuesta que sin duda vale la pena para el futuro de los hijos.

No obstante, un estudio de HSBC muestra que incluso 6 meses luego de la mudanza el 38% los chicos no logran “sentirse en casa”. Existen algunos desafíos muy particulares a su experiencia que los padres deben tener en cuenta para saber cómo acompañarlos. Esto les facilitará un máximo desarrollo y un mejor aprovechamiento de las oportunidades que se presenten. Kate Berger, psicóloga de adolescentes y niños, sostiene que los principales desafíos tienen que ver con el extrañar los amigos y a la familia y el adaptarse a la nueva cultura. A continuación, presentamos algunos consejos que nos comparte Kate para alivianar este proceso:

1. Ayudarlos a mantener las relaciones

Los chicos van a extrañar a las personas que han dejado atrás, y probablemente van a atravesar por un proceso similar a un duelo. Es importante entonces asignar un tiempo para ayudar a mantenerlos conectados con estas personas y a mantener las relaciones. Esto a su vez les ayudará a conservar su sentido de identidad.

2. Facilitar el establecimiento de nuevas amistades y actividades en el nuevo país.

Esto es importante para que los chicos puedan desarrollar su sentido de pertenencia a la nueva comunidad. La mejor manera en que los padres pueden apoyar con esto a sus hijos, es siendo modelos a seguir. Los chicos necesitan ver que los padres buscan y logran formar nuevas relaciones con otros padres en el colegio, y participan en la comunidad con actividades grupales ya sean sociales, artísticas o deportivas. Para este fin es muy importante que los padres también se involucren en el aprendizaje del idioma o lenguaje local. Pueden organizar actividades en familia, como escuchar música o leer libros en el idioma local. De esta manera se envía el mensaje de que este aspecto es importante, además de ser necesario para construir nuevas relaciones.

2. Empatizar con lo que ellos están sintiendo.

El ejercicio de buscar establecer también una red social y de participación en la comunidad, es algo que permite a los padres empatizar con los chicos en este sentido; ayuda a entender por experiencia propia los esfuerzos que implica para los chicos crear nuevas relaciones y cómo se van sintiendo en el proceso. No se trata de calmar sus emociones, ni de resolver sus problemas. Se trata de permanecer abiertos, curiosos y dispuestos a escuchar a cerca de sus emociones, cómo se están sintiendo y cómo están viviendo sus experiencias.

3. Proveer un sentido de estabilidad

Un proceso de cambio tan significativo como el mudarse a otro país implica muchos cambios a la vez. Por esto es importante que los padres puedan proveer cierto sentido de estabilidad. Algunas cosas que pueden ayudar es mantener las tradiciones y celebraciones del país de origen, mantener algunas comidas típicas familiares, y si se mudan sin sus muebles, incentivarlos a llevar consigo sus juguetes o pertenencias preferidas. Para ayudar a los chicos a balancear la vida de antes y la de ahora, es importante que se mantengan las rutinas de la familia, por ejemplo; que el padre les ayude con las tareas en la tarde y la madre los siga llevando al colegio, que los chicos se sigan haciendo cargo de ordenar el jardín, o que se mantenga el desayuno en la cama de los domingos.

4. Tiempo de calidad en familia

Una expatriación por lo general viene acompañada de muchas tareas y responsabilidades. Incluso desde de subirse al avión, los padres suelen estar muy ocupados. Sin embargo, es muy importante que se busque pasar tiempo de calidad en familia. Puede ser uno a uno, en los fines de semana o armar planes como cocinar o hacer cualquier otra cosa juntos, que les permita a su vez compartir cómo se están sintiendo.

¿Ya has estado en una expatriación con tus hijos? ¿Qué consejos agregarías a esta lista?

 

Sobre la autora:

round Shirley


Shirley Saenz

Intercultural Trainer en Iceberg Cultural Intelligence. Viajera y emprendedora con alma multicultural. Comprometida por una mejor comunicación entre personas de diferentes culturas.

 

330

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *