Porqué siempre ganas cuando te adaptas

¿Porqué siempre ganas cuando te adaptas?

Muchas personas se preguntan por qué deberían ser ellos los que se adaptan a la hora de interactuar con colegas, clientes y proveedores internacionales. Desde su perspectiva, son los demás quienes deberían ajustar su comportamiento. O, al menos, ambas partes deberían hacer algunas concesiones. ¿Qué piensas tú al respecto?

 

Desde mi punto de vista, esta manera de pensar simplemente no dará resultados positivos en el mundo globalizado de hoy. Esperar que los demás se adapten a tus preferencias de comportamiento y comunicación, es además de cómodo, un pasaje directo hacia el fracaso. La realidad es que muy pocas personas tienen hoy la exposición necesaria a otros contextos culturales y el entrenamiento adecuado como para pensar fuera de su propio marco de referencia cultural. E incluso si la gente quisiera ajustar su comportamiento de manera de crear una mejor comunicación contigo, muy posiblemente no sabrían cómo hacerlo (al menos que esté entrenado, claro).

 

¿Entonces por qué no adaptarse primero? Uno de los mayores errores que la gente comete es pensar que cuando son ellos/as los que se adaptan a la contraparte internacional, en realidad están cediendo demasiado o mostrando un signo de debilidad. ¡Pero en realidad es exactamente lo opuesto! Imaginemos el siguiente escenario: Te encuentras en un proceso de negociación bastante trabado con empresarios de China. Con el objetivo de generar una mejor conexión personal, decides ajustar ciertos patrones de comunicación para sortear los choques derivados de diferencias culturales. Esta acción implica que:

 

  • Tú eres la única parte que ha comprendido ambas perspectivas culturales, y por ende, la que tiene un mejor entendimiento de la agenda de tu contraparte negociadora.
  • Haz hecho uso de este entendimiento para seleccionar las áreas en las que puedes hacer algunas concesiones que no afectan tus intereses de gran manera, pero que son significativas para la otra parte.
  • Este sentimiento de “victoria” de la otra parte, te permite mejorar el resultado en las áreas de negociación que son verdaderamente importantes para ti.

 

Tener en claro las perspectivas culturales de tus interlocutores extranjeros, te ofrece la oportunidad de elegir: En qué áreas puedes ajustar tu comportamiento, y en qué áreas puedes permanecer firme. De esta manera, comienzas a agregar nuevas formas de conducta en tu repertorio de habilidades, que sin duda podrás utilizar cuando la situación lo amerite.

 

Adaptar tu comportamiento para tener mejores resultados en un mundo intercultural no es fácil. Requiere un importante caudal de flexibilidad mental sin perder la conexión con nuestros valores y creencias centrales que constituyen nuestra esencia. Como ya comentamos en diversas ocasiones, la comunicación intercultural es una habilidad, y como cualquier habilidad, toma años dominarla y mucha exposición a diferentes contextos culturales. Un programa de Cross-cultural Management sin duda puede ofrecerte los primeros pasos en el desarrollo de tus competencias interculturales o te puede permitir afianzar los aprendizajes que has tenido por la experiencia.

 

¿Qué tan preparado te encuentras para adaptar tu comunicación a la hora de interactuar con personas de otras culturas?

 

Sobre el autor:

Marcelo Baudino - 2

Por Marcelo Baudino
Director de Iceberg Inteligencia Cultural

Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

622

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *