3 ideas para medir la efectividad de un entrenamiento intercultural

Una de las cuestiones críticas a la hora de implementar entrenamientos interculturales para expatriados, líderes o equipos con exposición internacional en las organizaciones, es el poder medir o cuantificar su efectividad. La manera más contundente de hacerlo es midiendo el cambio en una cuestión de importancia estratégica, ya sea el nivel de conocimiento sobre alguna cultura en particular o en el desempeño de la persona en roles interculturales. A continuación, presentamos 3 ideas que pueden ser aplicadas en tu organización:

 

1. Medición de impacto

Los talleres o programas “piloto” son ampliamente conocidos en las organizaciones. Pero para ir más allá de las apreciaciones que tengan los participantes del taller acerca de si éste contribuye o no a la mejora de su desempeño, lo ideal sería realizar un estudio comparativo entre el grupo que ha tomado el taller y otro grupo de personas relativamente comparable que no haya tomado el taller. En este proceso pueden medirse indicadores específicos como la efectividad de los expatriados en su país anfitrión, la efectividad de los líderes de equipos multiculturales, o el conocimiento sobre las culturas de los países/mercados de interés para la organización.

 

2. Simulaciones de negocios

Una práctica muy efectiva también, es organizar simulaciones de situaciones reales en la organización, tal como una negociación internacional, una reunión multicultural, o una expatriación que implica el liderazgo de un equipo local. Además de permitirnos observar el desempeño de las personas en dicha situación, la simulación en sí permite seguir afianzando los aprendizajes, recibir feedback sobre el desempeño y diseñar nuevas estrategias.

 

3. Test de conocimientos y actitudes

Esta puede ser una de las maneras más sencillas para medir el aprendizaje de las personas durante un entrenamiento intercultural. La mejor opción es cuando los tests presentan situaciones o dilemas interculturales en los cuáles, en base al conocimiento adquirido, los participantes estarían en capacidad de comprender desde el punto de vista intercultural lo que sucede en dicha situación, y de discernir cuál es la mejor manera de responder. Para tener información fehaciente sobre la efectividad del taller, lo ideal sería aplicar estos instrumentos antes y después del mismo. También es aconsejable aplicar un tercer test 6 meses después para realizar un análisis sobre lo que realmente se ha retenido.

 

 ¿Qué otros métodos utilizan en tu organización para medir la efectividad de los entrenamientos interculturales? ¿Qué desafíos han encontrado en el proceso? ¿Cuáles han sido los resultados? ¡Comparte tu experiencia!

 

Sobre la autora:

round ShirleyShirley Saenz
Intercultural Trainer en Iceberg Cultural Intelligence. Viajera y emprendedora con alma multicultural. Comprometida por una mejor comunicación entre personas de diferentes culturas.

 

254

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *