Cómo combatir los estereotipos y sus efectos en el trabajo con otras culturas

“Los chilenos son vagos, indisciplinados y te mienten”. “Ten mucho cuidado, no puedes confiar en nadie allí”. Todo esto le aconsejaban sus colegas a Renato, un brasilero que estaba iniciando una expatriación dentro de su empresa en Santiago de Chile.

 

Con Renato estuvimos reflexionando sobre los efectos inconscientes, y muchas veces invisibles, de los estereotipos. Los estereotipos son creencias instaladas en nuestras cabezas a cerca de cómo son las personas de un país. Creencias generadas por los medios, las noticias, lo que se dice por ahí, o por lo que nos cuentan personas que han tenido experiencias con dicha cultura. Por lo general, los expatriados saben que los estereotipos existen, y “saben” que no todas las personas en un país son iguales, por lo que no tiene sentido decir que todas las personas de una cultura son de tal manera u otra. Pero la realidad es que afirmaciones como “los argentinos son arrogantes”, “los chilenos son mentirosos”, “los bolivianos son sometidos”, etc.” son parte del día a día en las organizaciones, y además tienen un efecto real, que por lo general se desconoce.

 

Los estereotipos son una necesidad y una trampa a la vez. Al tener que trabajar con una cultura distinta, es natural que queramos saber cómo son las personas de dicho país. Y por lo tanto buscamos algunas referencias en internet o preguntamos a nuestros colegas de trabajo. De hecho, solemos confiar mucho en lo que nos dicen nuestros colegas, pues como pensamos que son personas serias, inteligentes y profesionales, que su concepto sobre la cultura en cuestión, debe ser acertada. Pero la realidad es que rara vez lo es. Por lo general estos “consejos” que nos dan nuestros colegas están teñidos de su propia subjetividad y de experiencias que han tenido en dicha cultura. Son evaluaciones que se hacen desde una visión etnocéntrica (basada en la propia cultura), y que, por lo tanto, ofrecen una visión distorsionada de la realidad. Son evaluaciones y afirmaciones que contribuyen a la formación de estereotipos, y con ello a sus consecuencias.

 

¿Cuáles son los efectos de los estereotipos?

Si Renato cree que “que los chilenos mienten”, claramente va a estar prevenido al trabajar con los chilenos, va a desconfiar antes que a confiar. Probablemente evite delegar a su equipo proyectos importantes o consultarles para la toma decisiones. A su vez, los propios chilenos reaccionarán negativamente ante esta postura y esto generará resistencia. Es así como los estereotipos constituyen una trampa, ya que dichas creencias activan comportamientos poco óptimos en el trabajo intercultural. También son una trampa porque nos impiden aprender realmente sobre nuestro equipo en cuestión. Esto se debe a que nuestro cerebro siempre busca confirmar con hechos la información que ya tenemos (en este caso el estereotipo). Y cuándo el hecho no confirma el estereotipo, entonces descartamos dicha información. Inconscientemente no dejamos que se modifique o debilite el estereotipo.

 

Es así como Renato reflexiona: “Ok. Soy consciente de que tengo este estereotipo -los chilenos mienten-, ahora bien, la semana pasada un chileno llega a mi oficina, y con una mentira que luego quedo en evidencia, logra que yo le diga que está todo bien con que haga el viaje que tiene planeado”. Este hecho naturalmente confirma el estereotipo que tiene Renato, y entonces, consciente de los efectos de los estereotipos, él se pregunta “¿cómo hago para que ese hecho no refuerce mi estereotipo a nivel inconsciente y no impacte negativamente en mi relacionamiento con el resto del equipo?”

 

Renato también recuerda que tiene otro estereotipo: “los chilenos no asumen la responsabilidad o la culpa cuándo algo sale mal, no confiesan su falta”. En una conversación reciente, se encontró con que una persona reconoció no estar llevando a cabo con juicio el proceso de control de calidad. Este hecho, a diferencia del anterior, no confirma el estereotipo. Pero Renato reconoce que en el momento que sucedió, él lo percibió como una excepción, como un caso aislado. Es decir, a sí mismo se confirmaba el estereotipo con el clásico argumento de que para cada regla hay una excepción. Al ser consciente de esto Renato se pregunta: ¿Cómo hago para romper o debilitar este estereotipo instalado en mi mente? ¿Cómo asegurar que esto no perjudique mis relaciones con el equipo?”

 

Si bien es cierto que muchos estereotipos están presentes en nosotros desde hace años y que es imposible no tener estereotipos, hay algunas buenas prácticas para evitar que se creen nuevos o que se refuercen los que ya tenemos:

 

1. Si tienes curiosidad y estás interesado en conocer cómo son las personas de determinado país, lo cual es muy positivo, procura preguntarle a un experto intercultural. De esta manera te asegurarás de tener información lo más objetiva posible y basada en investigaciones formales.

2. Si aún así recibes comentarios de personas que han trabajado o vivido en el país con el cual estarás trabajando, tómalo como información que puede ser verdad o no, pero muy posiblemente incompleta. Pregúntale a la persona por qué cree lo que cree, en qué se basa para realizar dichas afirmaciones, y si tuvo algunas experiencias que difieren de lo que está afirmando.

3. Presta atención a tu vocabulario y evita decir cosas como “los chilenos son así” “todos los brasileros hacen x cosa” “los argentinos siempre se comportan de x manera”. Es decir, evita frases que denoten que estás hablando de toda la población del país.

4. Reflexiona e identifica los estereotipos que tienes. Este será el primer paso para poder deconstruirlos.

5. Cuando te enfrentas a hechos alineados con el estereotipo, pon en práctica el liderazgo consciente. Piensa que harías distinto si no tuvieras dicho estereotipo, y actúa de esa manera. Sal de tu piloto automático.

6. Cuando te enfrentas a hechos que no confirman el estereotipo, incorpora estos aprendizajes y experiencias. Puedes empezar con lo que piensas y expresas acerca de las personas de determinada cultura. En este caso, Renato puede afirmar, “hay personas que asumen la culpa y personas que no, como en cualquier país” y actuar en base a esa nueva información.

7. Indaga sobre la cultura a nivel profundo y busca explicaciones más objetivas para lo que tu estás evaluando como “mentira” o como “no asumir la responsabilidad”. En la mayoría de los casos asumimos los significados incorrectos. No es que los chilenos tengan la característica cultural de “ser mentirosos”, pero si tienen la característica de tener un estilo de comunicación indirecto. Este estilo de comunicación indirecto, no literal, hace que las personas que tienen un estilo de comunicación directo se pierdan en el mensaje, y que les cueste identificar el verdadero mensaje Asumen entonces que, por ejemplo, la persona está de acuerdo con una negociación, cuando en realidad no es así. No logran interpretar correctamente lo que su interlocutor les comunica. Entonces, cuándo los negocios no avanzan, caen en emitir un juicio, ya que al fin y al cabo, parece que les han mentido.

 

Por lo general no somos conscientes de los efectos que podemos causar con nuestros estereotipos en los niveles de confianza y productividad de nuestros equipos. Los vemos como simples comentarios y a veces, hasta chistes inofensivos. Pero esto es porque en realidad no nos hemos dado cuenta de cómo estos influencian nuestros comportamientos y decisiones. ¡Te invitamos a que reflexiones al respecto y nos compartas tu experiencia!

 

¿Puedes identificar tus propios estereotipos sobre algunas culturas? ¿Cómo podrían estos estar influenciando tus comportamientos a la hora de trabajar con otras culturas? ¿Qué prácticas adicionales añadirías a la lista para mitigar el efecto de los estereotipos?

 

Sobre la autora:

round ShirleyShirley Saenz
Intercultural Trainer en Iceberg Cultural Intelligence. Viajera y emprendedora con alma multicultural. Comprometida por una mejor comunicación entre personas de diferentes culturas.

 

90

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *