¿Son sustentables tus motivaciones para aceptar una asignación internacional?

Vivir en el exterior puede representar una experiencia emocionante y significativa para cualquier persona con o sin familia. Pero inevitablemente, también presenta  grandes dificultades. El éxito y la felicidad de una persona en una asignación internacional se encuentran directamente atados a su preparación y comprensión de los varios desafíos involucrados en tal mudanza. Dentro de todos los factores que determinan una exitosa adaptación intercultural, uno de los más críticos son las motivaciones que tiene el expatriado para aceptar una asignación internacional.

“¿Por qué deseo trasladar a mi familia a otra cultura lejos de mis seres queridos? ¿Cuáles son las principales razones que me llevan a tomar tal decisión?” Las motivaciones deben ser específicas, positivas, sostenibles y bien equilibradas. Es importante pensar en las motivaciones en términos realistas y reflexionar sobre cómo se podrían adaptar, en caso que sea necesario. Por lo general, existen dos grandes grupos de motivaciones: personales y profesionales. En ambos grupos pueden existir motivaciones positivas y sustentables; y no sustentables. A continuación presentamos una listas de las motivaciones que suelen compartirnos las personas en asignaciones internacionales:

Personales

Profesionales

Positivas y sustentables

– Posibilidad de reto personal, crecimiento y educación.

– Gran experiencia para la familia.

– Viajes y oportunidades de aventura.

– Oportunidad de aprender a través de conocer gente nueva y hacer nuevos amigos.

– Posibilidad de vivir en un país deseado.

– Misión Importante a realizar para la empresa.

– Oportunidad de hacer un trabajo emocionante e interesante.

– Es un paso significativo en la carrera.

– Posibilidad de trabajar en un país deseado.

No sustentables

– La necesidad de mejorar una mala situación personal.

– Seguir al cónyuge o pareja (como una motivación única o principal).

– No hay más remedio que aceptar.

– La necesidad de mejorar una mala situación en el trabajo.

– Razones financieras (como motivación única o primaria).

.

Las motivaciones no sustentables pueden considerarse negativas cuando constituyen la única razón para aceptar una asignación al extranjero. Es crucial que los participantes deseen ir a otro país por los beneficios que se prevén que se obtendrán, en lugar de querer escapar de una mala situación en el hogar o en el trabajo. Si uno de los futuros expatriados quiere mudarse al exterior para acompañar a su pareja o cónyuge, no necesariamente es para alarmarse, siempre y cuando también exista alguna motivación personal sólida. Cuando una persona tiene poco margen de decisión sobre la expatriación, o se ve obligado a aceptarla, las posibilidades de éxito se derrumban.

.

Las organizaciones que envían a sus colaboradores al exterior deben examinar cuidadosamente cuáles son las motivaciones que los llevan a embarcarse en tal experiencia. Con esta información es posible obtener perspectivas muy valiosas sobre la actitud general de la persona sobre la asignación, y su pre-disposición a enfrentar los desafíos relacionados con el ajuste a la vida personal y profesional en una cultura diferente. Un especialista intercultural puede colaborar en facilitar este tipo de conversaciones con los futuros expatriados.

.

¿Qué otras razones piensas que existen para aceptar una asignación intercultural? ¿Cómo puedes facilitar la reflexión sobre las motivaciones de los potenciales expatriados de tu organización?

.

Marcelo Baudino

Por Marcelo Baudino
Director de Iceberg Inteligencia Cultural
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

369

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *