El business case para la inteligencia cultural en multinacionales

Tener la habilidad para trabajar y relacionarse efectivamente con personas de otras culturas es, sin duda, una competencia empresarial fundamental. No importa si te encuentras expandiendo tus negocios a otros mercados internacionales, buscando reclutar candidatos de un pool de talento diverso, liderando un equipo multicultural (y quizás virtual) de personas, o simplemente intentando transmitir un mensaje para que sea recibido de la forma prevista. La inteligencia cultural puede marcar la diferencia.

 

Las empresas que han desarrollado inteligencia cultural, o mejor dicho, las empresas cuyos colaboradores operan con inteligencia cultural, han demostrado ser más exitosas. Y si lo analizamos desde un enfoque inverso, donde lo que nos mueve es el temor a la pérdida y no la perspectiva de una ganancia: las organizaciones con empleados sin inteligencia cultural, corren el riesgo de perder negocios y no cumplir sus objetivos.

 

Un estudio reciente encuestó a 1362 profesionales de negocios de todo el mundo y descubrió que las empresas que se dedican a fomentar las habilidades interculturales, tienen muchas más probabilidades de lograr sus objetivos estratégicos y comerciales más importantes, que las empresas que no lo hacen. Entre los encuestados de las empresas que alcanzaron o superaron sus objetivos comerciales (denominados “exitosos” en el estudio), el 84% afirma que su organización reconoce diferentes valores y preferencias culturales en las actividades empresariales. En contraposición, en las compañías de “bajo rendimiento”, sólo el 26% de los encuestados afirma esto.

 

Entonces, ¿cómo hago para generar inteligencia cultural en mi compañía? Está claro que las empresas no se vuelven culturalmente competentes de la noche a la mañana. Además, no son las empresas las que se vuelven inteligentes, sino las personas que la forman. Y la creación de equipos con inteligencia cultural requiere una estrategia de desarrollo del talento. Las empresas deben proporcionar a los empleados las herramientas adecuadas para trabajar efectivamente entre sí. A medida que los ambientes laborales se vuelven cada vez más diversos, las diferencias culturales dentro de los equipos pueden aprovecharse como un activo estratégico o representar un obstáculo. Cuando se gestiona de forma estratégica y se cuenta con el apoyo de iniciativas de aprendizaje intercultural, la diversidad interna de una empresa tiene la posibilidad de ser una ventaja competitiva para llegar a los mercados internacionales con mayor eficacia. En lugar de depender únicamente de estudios de mercado y encuestas, los equipos con mentalidad global permiten el acceso a información de primera mano sobre las motivaciones y preocupaciones de clientes diversos.

 

Adicionalmente, las organizaciones deben desarrollar personal con inteligencia cultural en todos los niveles de gestión y liderazgo, para maximizar sus oportunidades de éxito en el mercado global. Cualquier empresa con intereses comerciales fuera de su mercado local necesita colaboradores bien capacitados que sepan cómo desarrollar y diseñar, adaptar y comercializar sus productos y servicios para que cumplan con las exigencias de una base de clientes cada vez más diversa. Es por eso que las compañías globales inteligentes atraen, retienen y desarrollan gerentes con conocimientos culturales que los ayudarán a aprovechar las oportunidades de los mercados globales.

 

Aquí es donde la inteligencia cultural se convierte en una decisión estratégica para las multinacionales. Pero para realmente tomar esa decisión, es necesario un compromiso corporativo en todos los niveles de la organización por apalancarse en las diferencias.

 

¿Se encuentra tu empresa preparada para capitalizar la cultura?

 

Marcelo Baudino

Por Marcelo Baudino
Director de Iceberg Inteligencia Cultural
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/marcelobaudino

136

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *