¿Cuántos lenguajes de las emociones manejas?

Una de las características que tienen los profesionales exitosos en nuestros países, es una muy buena capacidad de leer las emociones de las demás personas; tienen un buen nivel de inteligencia emocional. No obstante, con el tiempo, podría decirse que todos aprendemos a entender si nuestros colegas están verdaderamente interesados en un proyecto o si a alguien realmente le gusta algo que hemos propuesto. A menudo podemos detectar también el nivel de motivación de una persona. Uno por ejemplo podría anticipar si una persona está realmente dispuesta a poner tiempo y esfuerzo para hacer que algo suceda con tan sólo ver la expresión de sus ojos y percibir su tono de voz.

Ahora bien, como ya lo hemos mencionado antes, el éxito profesional en casa no asegura el éxito profesional a nivel global. Andy Molinsky, profesor asociado de comportamiento organizacional en el Brandeis International Business School, en un artículo publicado en la Harvard Business Review, advierte que las emociones varían mucho entre culturas, tanto en términos de las expresiones como en sus significados. Por lo que si un profesional que trabaja con diferentes países no tiene una comprensión profunda de cómo funcionan las emociones en diferentes culturas, su éxito puede verse limitado.  

Por ejemplo, pensemos en las expresiones para mostrar entusiasmo. En Brasil es culturalmente aceptable mostrar entusiasmo en el ambiente de negocios. De hecho, es apreciado expresar las opiniones con cierta pasión, lo cual al mismo tiempo puede ser de gran a ayuda para convencer a los demás sobre determinado punto. Incluso cuando se quiere ser contratado en una empresa o tenido en cuenta para un proyecto en específico, es común que las personas expresen su interés con mucho entusiasmo. Sin embargo, el entusiasmo, y las emociones en sí, tienen un significado muy diferente en países como China o Japón. Culturalmente existen muchas reglas sobre cuándo y con quién es “permitido” mostrar emociones, sobretodo en el ámbito laboral. Pero sin irnos tan lejos, incluso entre los países de América Latina pueden verse estos contrastes. Frecuente mente hemos visto como algunos profesionales argentinos se han sorprendido por la “falta de interés o de compromiso” al trabajar con mexicanos o ecuatorianos, y como algunos brasileros se decepcionan ante “la falta de pasión” que pueden tener por ejemplo los peruanos. Cuando la realidad ha sido que están trabajando con personas muy interesadas, comprometidas y apasionadas respectivamente, pero que lo expresan de manera diferente. Y la inversa también sucede, algunas expresiones de los brasileros y los argentinos, pueden ser malinterpretadas por sus vecinos creando la impresión de que son superficiales o exagerados.

La realidad es que muy pocos profesionales son conscientes de estas diferencias. Muchos se interesan en aprender el idioma creyendo que son esto bastará. Pero también es importante aprender el lenguaje de las emociones en cada una de las culturas con las cuales se trabaja. Es importante observar comportamientos, interpretarlos adecuadamente, pero sobre todo, reaccionar coherentemente con lo que ha sido expresado.

Y tú, ¿cuáles lenguajes de las emociones manejas?, ¿Cómo se expresan las diferentes emociones en los países con los cuales trabajas?

Sobre la autora:

round Shirley

Shirley Saenz

Consultora y facilitadora experta en interculturalidad, diversidad e inclusión a nivel organizacional en América Latina. Expert Panelist de los Global Diversity and Inclusion Benchmarks (GDIB). Profesora de Cross-Cultural Management en el MBA del Online Business School (OBS) y la Universitat de Barcelona. Co-fundadora de SIETAR Argentina (Society for Intercultural Education, Training and Research). Socia y directora de Iceberg Cultural Intelligence.

588

También te puede interesar

1 comment on “¿Cuántos lenguajes de las emociones manejas?

Marcelo Favre

Un tema muy interesante. Pero además podría agregar, para resaltar la importancia del asunto, que incluso hay diferencias regionales dentro de un mismo país en el modo de expresar las emociones. En Argentina, por ejemplo, una persona del norte manifiesta su entusiasmo o frustración de una manera muy diferente de alguien que creció en la Capital Buenos Aires, en el litoral subtropical o en la zona patagónica. En las grandes ciudades del Brasil es diferente a la de las ciudades o pueblos de su interior. Y no es solamente debido a la extensión territorial, las expresiones del norte de Bolivia son diferentes a las del sur. Posiblemente haya en estas manifestaciones gestuales, resabios de las culturas primigenias del continente originadas mucho antes de la división política actual y la llegada de la inmigración. Un problema verdaderamente complejo al que para encuadrar su estudio, quizá podrían aplicarse las técnicas de la Psicología de la Gestalt.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *